s
s
s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Marc Landivar
Nacionalidad:
Ecuador
E-mail:
Biografia
En homenaje a mi padre y mi tio...

EL HOMBRE QUE VOLABA COMЕTAS

Eramos dos polos opuestos: el bromista, yo serio;
tenia sentido practico, yo soniaba despierto; el lleno de amigos, yo con vocacion anacoreta; el enseniaba publicidad, yo escribia versos.
Pero siempre fuimos amigos, siempre companieros, hermanos salidos de un mismo nido, enfrentando fantasmas compartidos.

A pesar del zumbido constante del enjambre que lo rodeaba, de vez en cuando hallaba tiempo para escaparse, y lejos, a solas en silencio, volar com℮tas.

Pasaba horas templando el hilo, cortando con los filos del papel las nubes mecidas por el viento andino.
Con la vista en el infinito contemplaba el profundo azul quitenio, abriendo surcos que permitieran germinar sus ilusiones truncas, las que circunstancias de su vida no dejaron que florezcan.
Las guardo en el silencio interno, cubierto por fuera por la broma oportuna, por la risa sonora y la eterna fiesta.

Sus ojos de silencio solo se los mostraba al cielo, al poner en alto su com℮ta.
Al bajarlos volvian socarrones al bullicio mundano que le permitia vivir en tierra con alas cortadas, siendo el ave sin fronteras.

Siempre lo mire sin entender su fascinacion por el callado vuelo, hasta que mi propio truncamiento me revelo todo su juego.
Aunque ligeramente menor que el, me miraba con respeto; habia algo de admiracion, carinio y reto. Por ello, cuando se desplomo mi sustento precipitandome hacia el suelo, el, sin vacilar, puso todo en riesgo para que yo despegue de nuevo.

Como si no importara su futuro ni el de sus hijos pequenios, se presto a lanzar al aire su mayor y ultima com℮ta.
Ese papelote de fragil estructura, descolorido por tanto sufrimiento, recobro su vivencia y sus colores perdidos, y en estallido de energia alzo su nuevo vuelo con fuerza.

El la mantendria en el aire cuanto fuera necesario, templando el horizonte con su cuerpo.

Al darme el uno de sus riniones para que retorne de una muerte segura, y al verme rebosante, optimista con una nueva vida transmitida por sus entranias mismas, sus com℮tas de papel y mi vida se fundieron en un solo proyecto.
Sus suenios personales se encarnaron en mi aliento, mi sobre vivencia es para el la concrecion de al menos uno de sus muchos suenios....

biografia:
Marc Landivar


marc@landivar.net

 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s
s
s