s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Sergio Ziga Rivas
Nacionalidad:
Polonia
E-mail:
Biografia

LA INUNDACION

Llevé mi alma en lo brazos
Desde el desIerto de mis sueños
Hasta la playa de la esperanza.

En un segundo de descuido la Osa Mayor
y dos cálidos océanos
invadieron todas mis islas y penínsulas,
anegando de vida e ilusiones
todos los puertos de mis sentimientos
y de mi conciencia.

Ahora camino por la playa,
`por las calles y los rincones
que tus ojos han acariciado
y veo, por la sonrisa de los niños,
que mi figura ha mejorado
con las algas que llevo en el pelo
y las conchas y caracolas
que cantan en mis bolsillos.

EL RINCON DEL POETA

Esta es mi casa
y aquí me quedo,
en este rincón
poblado por los míos.
Soñar alimenta las almas.
Entonces somos
el rincón de los soñadores,
de los cantores de
esperanzas.

El rincón más querido de mi casa
es el lugar donde guardo mis tesoros.
Aquí habitas, habita tu voz.
Un atril me permite depositar
en él mis angustias, mis pesares
y mi alegrías. Desde allí me ilumina tu presencia.

En un rincón obscuro del olvido se quedó
aquella que decía querer envejecer
conmigo y que al final de cuentas
olvidó donde estaba nuestro rincón.

Hoy, en el rincón más cálido de mis días
me baño cn tu voz, me deleito cuando veo que creces,
cuando siento que eres tú.
Pero cuando tu voz se ausenta mi corazón enloquecido
quiere volar a tus brazos, decirte lo que no te atreves a oír,
quiere decirte que cuando me tengas nadie compartirá
contigo mi oficio de amarte y entonces sabrás que seré sólo tuyo.

En el intertanto haré un ajuste sagrado de cuentas conmigo mismo
y me quedaré contigo, entre mi gente querida,
en este rincón que alguien definió como del poeta.

NOCHE BUENA FELIZ

Tuve un día de Noche Buena feliz.
En el tranvía y en la tienda,
por mi aspecto, nadie me dijo gitano,
judío ni negro.

Durante la cena de Noche Buena
nadie definió mis ideas propias como las
de un comunista.

Al marchar me colgué el bolso donde llevo mis
cosas personales y nadie se hizo eco de lo dicho
por la radio de una secta que dice que los hombres
que llevan un bolso colgado tienen inclinaciones homosexuales.
Casi olvido decir que tampoco
nadie me dijo” regresa allá de donde has venido”
No me puedo quejar. Me tratan bien.

24.XII 2008

Hoy me propones una novia
Cuano sabes uqe mi suño eres tú

EL HECHIZO

Me invitaste al balcón de tu vida
para tocar tus trenzas
y me convertí en persona


DATOS BIOGRAFICOS
SERGIO ZÚÑIGA RIVAS


Escribir sobre si mismo es renunciar a la objetividad., que de por sí no existe.
Pues, entonces, conscientes de lo que hacemos vamos a remontarnos a la fecha de nacimiento de este delincuente y trasgresor literario que se atreve a explorar un hemisferio poblado de creadores de sueños y esperanza, el de los Poetas del Mundo.
Los personajes que aparecen en “El candelero” de la vida pública deben dar cuenta, también públicamente, de sus riquezas.
En mi caso debo reconocer que la suerte, la vida y los dioses han hecho de mi un multimillonario: Tengo dos tesoros muy valiosos, Dos hijas. Mujeres libres, solidarias y desarroladas, que son lo mejor que me ha ocurrido en esta vida.

Llegué a este pícaro y desequilibrado mundo el 10 de octubre de 1947 de la mano de una niña-madre de 17 años.

Querido lector, no saques la cuenta, que yo sé cuantos años tengo. Y aunque la gente no vive tanto a mis ciento cincuenta años me siento un muchachito.

Hijo de una laboratorista de un laboratorio médico de Concepción, Chile, – que tuvo que dejar de trabajar para ser dueña de casa – y de un obrero ferroviario, que, además de haberse pasado casi toda la vida cumpliendo con respeto las leyes de Dios y de los hombres, que a pesar de nuestra época de relaciones, llamémosla „difícil” ,se transformó en uno de mis personajes favoritos.
Recuerdo a mi querido viejo como un ser en perpetuo movimiento, buscando siempre la canción, el verso, la magia del teatro que nos inculcó, la mecánica, la electricidad y un largo etc. de talentos que desarrolló como alumno de los Salesianos, donde pasó interno gran parte de su juventud.

Aquí debo hacer un alto para confesar que cometimos uno de esos pecados que muchos no perdonan, pero que otros, una mayoría desamparada, abandonada por la vida y la suerte, aún se atreve a aplaudir.
En el año 1959 nos tomamos un terreno desocupado y allí montamos nuestra ”rancha” que con anterioridad mi abuelo Francisco - carpintero de la alegría y gustador de los buenos vinos - con mi padre y el concurso de mis escasos doce añitos, habíamos „prefabricado” , para llegar al ”sitio del crimen ” a armar rápidamente una „casa” antes que aparecieran las fuerzas del „orden”.
En esa rancha nacieron mis primeras canciones con las cuales fui ganando algunos festivales que me dejaban, a mis años, dinero contante y sonante con el cual compraba, entre otros, libros y cuerdas para una guitarra de clavijero de madera que mi padre compró a un carpintero que pasó por casa ofreciéndola, el día nacional de Chile, un 18 de septiembre , con sus dedos impregnados todavía de barniz y con el aroma de la madera de su taller en la ropa.

Del teatro aficionado inyectado en mis venas por mi padre, llegué al Taller de Teatro de la Universidad de Chile de Temuco, como el foráneo que llegó a ”robarle los huevos al águila”, a un grupo dirigido por nuestro profesor de composición y estilo, de la cátedra de pedagogía en castellano.
Aunque siendo gente aficionada, en su mayoría estudiantes de la misma universidad, llegaban a „excesos” profesionales con bien montadas obras con las cuales paseaban su buen hacer por los escenarios del sur del país.

Con Osvaldo Obregón, su director, y el taller de Teatro de la U. de Chile de Temuco nos fuimos al festival de Concepción del año 1969, lo que más tarde me permitió conocer a Fernando Farías, director del Teatro para niños Zampanó, actor del Teatro profesional de la U. De Concepción, que me invitó a trabajar con él a partir de los años 70’.

De Temuco me llevé a Concepción la libertad creativa que tanto gustaba y gusta cultivar Osvaldo Obregón, una PERSONA en todo el sentido de la palabra.
Luego vinieron fructíferos períodos como actor invitado del Teatro de la Universidad de Concepción, bajo la atenta mirada de un elenco de profesionales con los cuales aprendí los secretos de un arte que me ha acompañado toda la vida.
Los acontecimietos acaecidos en mi país en el año 1973, vinieron a interrumpir mi dulce noviazgo con el teatro profesional y me obligaron al exilio.
Primero, cinco años en la milenaria Polonia y más tarde ocho en un pais idílico, que respira libertad por todos sus poros, desprovisto de ejército, Costa Rica.

Ambos pueblos, que aparte de posibilitarme una vida creativa, me arroparon con su solidaridad, cuya conclusión han sido sendas ciudadanías.

Ayudar a los jóvenes polacos, que por propia iniciativa se dedican a aprender y practicar el idioma de Cervantes, mi feliz aventura con el periodismo, como corresponsal de varios medios de comunicación en lengua castellana del mundo occidental, además de mis incursiones como responsable de textos sobre Polonia publicados en occidente, en castellano, entre otros por una agencia de la ONU, han sido parte del preámbulo de la preparación del tomito de poesía en prosa, aún inédito, MIS OCÉANOS Y CANTO PARA UNA MADRE, al cual pertenecen los trabajos que se pueden leer en esta página.
No hay mucho más de que hablar.
Sólo habria que agregar que me he traido a Polonia un puñado de la mejor tierra de Centroamérica para plantar lo que llaman una enredadera ”matapalos ” que sirva de ayuda para exterminar la incompresible lacra de las guerras y la falta de días mejores para quienes más lo necesitan.

La vida continúa su curso y sin temor digo de mi mismo que soy un viejo joven que aún intenta aprender, cada día, cosas nuevas de la juventud con la cual trabaja.

Como estoy apurado por vivir voy despacio observando y describiendo el entorno propio y ajeno para contarlo a otros.

Mi reconocimieto para quienes se atrevan a leer estas líneas, que siendo tan personales, puedan resultar intrascendentes para más de alguno. De todas formas, gracias.

s.zunigarivas@chello.pl

 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s
s