s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Teresa Puglia
Nacionalidad:
Uruguay
E-mail:
Biografia

LAS MUCHACHAS

Coronadas de fe van las muchachas
por soledosas calles repetidas.
Abren las amapolas sus corolas
al son de sus organzas vaporosas.
Tiempos de la virtud, abiertos
a cielos del amor batiendo alas
juncos y sales rubias para el velo
de celosas ventanas al mañana.
Pero vienen los años con su carga
arrancando la muelas y los sueños ;
el desafío es, vencer al miedo
y a cada circunstancia que desvela.
Se convierten entonces las muchachas
en encarnadas luchadoras del alma
con sus cunas de cardos o de albahaca,
en las feroces garras del deseo.

Una a Una desafiando el empeño
de atardeceres que castigan la espalda
o madrugadas que insisten con su daga.
Tal vez esa muchacha
tuvo una cruz de almendra iluminada
y se visitió de novia,
de corazón de uva o de zagala.
Esgrimió su blasón de quijotesca andanza,
y peleando llegó a los hospitales,
a la cátedra, al sol de la campiña,
o simplemente a cualquier vereda
para así desafiar al pan y al sueño.

Y se fue la muchacha callejera
a la lucha severa de los dias,
cual la que tuvo libros en las ojeras
o la que fuera una obrerita nueva.

Se alejaron por siempre
de aquel tembladeral del primer beso.

Aquellos cascabeles ya son canas
y las mismas, muchos sacrificios
entre la exigencias de los hijos
que apenas tienen tiempo de besarlas.
Las muchachas aquellas se hacen vela
o maestras de amor o las hay quienes llegan
a sitiales gubernamentales,
-PERO CARGANDO TODAS LA MOCHILA-
de ser madre- mujer-amante-centinela,
del pichón o el varón que las conmina
a un paso más atrás, aunque no quiera.

El arbitraje sordo reluce con sus leyes desiguales.
En tanto las muchachas empeñadas
alzan compactamente sus banderas
que reclaman,
sosiegos y derechos y equidades
mientras de los balcones del Estado
los señores austeros las observan.

Siguen su ruta entonces las muchachas
con los delantalitos mañaneros
en cruces de sus vidas fatigándose
luchando y ¡ prodigándose !

.

NIDO MIO

Cada cual en su nido se refugia
del dolor o pasión enlucerada.
Cual huevo madurado, el transido avatar
se apea sin temor a la derrota.
Es el nido frutal ¡ tan luminoso
trepándose en los brazos de la noche
con los hilos dorados del ensueño !
No importa
si hay almohadas primorosas,
si huelen a romero o a tabaco.
Y no importa el jergón
o el dorado clamor de la riqueza
para ese nido suave y generoso.

Cada cual en su nido oye caer la lluvia
o hasta un grillo febril en la ventana.
Cómplice horizontal de las heridas;
amante-confesor, biblia cercana
donde el alma se aferra a lo divino
cuando el Padrenuestro nos embriaga.

Nido mío de siempre
para la piedad del trueno interno
o para el vendaval de los latidos.
Eres paz sideral que nos bendice
cuando los huesos hartos de fatiga,
buscan en tu candor el fiel reposo
que abrirá con su canto el nuevo día.

.

OTRO ABISMO

¿Qué puedes entregarme de la rosa, tú,
anunciada canción de despedida?
¡ Qué poder esperar junto a ese faro
que inundará de luces mi costado
solo de a tramos, como severos truenos !
Y cual convicto
aguardar un alambre de puás,
un lebrel distraído, un hueco para ¡ huir !
hacia el tembladeral del beso rojo y libre
como un toro salvaje en la pradera.
¡ Qué picos pordioseros
habrán sobre la hambruna de tus brazos,
cuando mi entraña -llaga de dolores-
me reclame los trigos que hoy me ofrendas !
Salvajemente sola me conmueve el espacio,
que en la sangre secreta se coagula.
¡ Que martillos, que látigos, que vigor irrestricto
al ver apostada tu barca en orillas de huesos
que no serán los míos !
¡ Qué síndrome letal de epifanía
que duele tanto a \'Ushuai\' y sus candados !
¿ Como andar el estrecho libremente
sin relojes, cual soldados impíos rastrillando
y cómo hacerlo con FE, con osadía,
con todo lo que tengo para darte?

El ovillo de luz que abrió la gema
de un centellante punto en el espacio
es espejismo, entre la fieras s
que cercenan toda ilusión,
para sortear altísimas las rejas.
En la nueva carrera me detengo
ante la fauce abierta de otro abismo.

.
.

TERESA PUGLIA: Nace en Montevideo-Uruguay en 1943, es poeta, cantautora, actriz , Prof. de Recitación y Expresión Dramática. Vice Pte- de la \'Unión Cultural Americana\' [Filial Uruguay] y del Círculo de Artes Letras \'Angel Falco\'. Miembro y socia activa de varias instituciones culturales. Autora de 8 poemarios, ha editado en 2004, su selección antológica titulada \'No Mastiques el Odio\', habiendo participado también, en más de 14 publicaciones colectivas en Uruguay, Madrid, La Habana [Cuba], Brasilia y Buenos Aires.

Desde 1968 ofrece múltiples recitales unipersonales, en varias giras internacionales auspiciadas por los Ministerios de Educación y Cultura y de Relaciones Exteriores de su país, tanto en Sudamérica, como en Europa, México y EE.UU. Desde 1999, dirige un Taller Literario y otro de Arte Dramático. Por su vasta labor,ilustrando conferencias, presentaciones de libros, congresos, recitales, etc. obtiene distinciones y premios, poseyendo una extensa documentación gráfica de sus actuaciones, como de su obra poética.

 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s
s