s
s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Sixto Cabrera Gonzlez
Nacionalidad:
México
E-mail:
Biografia

EL NIÑO

Larva en el vientre
al caer en manos frágiles
mariposa en arrullo.

CHOKOTSIN

Ijtipantli okuilin
onuetsikin intech mayaj-
yamankayomej
papalotl ika tlakuikakochte-
kal.

Bajo la rama del ilite
se encuentra suspendido
un verso,
un canto floreciendo,
un pájaro.

La ardilla
corre, vuela
entre las ramas,
de un árbol a otro
brinca el sentimiento
de este poema.

DARFUR

Darfur sigue muriendo,
encontré sus muertos
en el desierto de mis ojos
estrangulados.

Sangran los cuerpos a contra-
luz.

Cadáveres en descomposición,
boca abajo, entre la árides
del desierto
clamando en silencio.

Hallé en la humildad de este
poema,
colgada la paz, en el racimo
de un árbol seco y desnutri
do.

El niño corre entre restos
fosilisados.

Los yanyauid disparan
uno, dos mil veces
en la cordillera volcánica.

Miles han muerto
la razón también.

Las calles
envueltas en gritos
humo, polvo
y vidrios rotos,
son consecuencia
del poder fragmentado.

ANHELO

En la humedad del vientre,
el canto de los pájaros
sacude el pólen de las horas.

Los pastos crecen apresurán
dose,
y en la tierra fértil, arada
de tus ojos,
crecen mi amor
y las mazorcas de pan que se
desgranan en tus manos.

Se enlazan con piel
de tu memoria a la hora
precisa
en que levanto el párpado,
y entretejo mis palabras,
gestos como lazos,
nudos como pausadas honduras,
bajo la neblina del alimento
en que deposito lo recaudado:
en tí; objeto del propósito.

Y los labios repiten conmigo
la dulce sensación de la vio-
leta.
Te quiero. Silenciosamente.

Recorro veredas de tu cuerpo
isla
y detengo las manos alga en
la herida,
tu corazón, si fuese como yo,
tangible en sus deseos, sin
temores,
incendiariamos la piedra
para fundar sobre la cuerda,
entre matorrales,
la semilla de nuestra casa.
Sin muros
a la intemperie
y dar pelea de lo humilde que
tanto
anhelamos, solamente.

Detengo la herida en los lu-
nares
y entrego en beso, una cari-
cia de agua miel.
Anhelo conocer pronto
tu manantial verde-agua, que
encienda sobre
el césped, el ritual de una
vela encendida,
eterna, inminente.
Un instante
donde renacen los pájaros al
bañarse.

Soy la rama del encino,
que rejuvenece
bajo tu mirada.

Tarde serena
simulas canto de aves
mientras muero
en la lejania del mar,
y sólo el adiós prevalece
en la mirada del recuerdo.

Tú,
que
te
llamas
tantas
cosas
en mis poemas
y en las paredes de mis ojos.

biografia:

Sixto Cabrera González
. Rancho Nuevo, Soledad Atzompa, Veracruz.Poeta nahua-hablante.Ha publicado en diferentes Revistas y Suplementos Culturales del país.Integrante del Taller Libre de Creación Literaria \'Parménides García Saldaña\' en Orizaba, Veracruz. En 1994 0btuvo un estímulo vía Fondo Estatal para la Cultura y las artes, que lo llevó a descubrir la magía de la palabra escrita y que sin importar su procedencia indígena, ha podido saborear las mieles del lenguaje. Ha traducido del español al nahuatl a escritores como Antonio Castañeda, Mario Islassaínz, Carlos López, Carmén Nozal, Tomás Carrillo, entre otros.
A falta de recursos económicos tiene publicado un poemario, solamente \'Vestigios incipientes\' 1996.

sixtocg@yahoo.com.mx

 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s
s
s