s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Irma Recio Lpez
Nacionalidad:
Argentina
E-mail:
Biografia

INSEGURIDAD

Trastabilla la fe, se bambolea,
La soledad me gana, cruel, ingente;
La vaguedad del ansia me golpea
Y hace añicos al Dios incompetente.

El pensamiento alerta los sentidos,
Sopesa toda instancia que conviene
Y sobre el sortilegio de la espera
La duda, ya se instala y me previene.

Detrás de cada , tras los muros,
La burla que alardea indiferente
Me enrostra desde lejos los errores
Y astuta, me reprocha tercamente.

Cuando la calidad de las verdades
Me engrilla la esperanza, me encadena,
El alma se estremece inútilmente
Urgida por los sones de la pena.

AMENAZA

Con la cabeza gacha y el mentón sobre el pecho,
Las manos apretadas y el corazón maltrecho,
Me desangro sin tregua por caminos de vida
Y anhelo que paciente me cures las heridas.

Con el alma agobiada, descorridos los velos,
Me arrodillo impotente sobre este duro suelo
Y ruego con vehemencia que tus manos benditas
Se posen en mi frente con ternura infinita.

Te exijo que me mires a los ojos… Tú, Padre !...
Un momento tan solo, tan solo un breve instante
Para que con premura, Tú que todo consientes,
Lo tornes a mi lado, candoroso y ardiente.

Con el postrer aliento que escapa a mi agonía,
Te exigiré la gracia, Hacedor de mis días,
Que presto me lo acerques, sin dudas ni recelos,
Para que calme urgente mis ansias y desvelos.

Y si acaso no escuchas mi plegaria vehemente,
Si sordo en tus quehaceres me ignoras o me mientes,
Me he de cobrar con creces el desaire y hastiada
Me voltearé a morir, rebelde y postergada.

LOS NIÑOS DE MI ARGENTINA

Los niños de mi Argentina viven a tientas,
Llevan la piel curtida, la risa quieta,
En sus ojos opacos no hay luz que brille,
Negro es el horizonte, los cielos grises.

Duro y triste el paisaje que los cobija,
Van corriendo la vida con mucha prisa,
Nada saben de juegos, de libros, nada;
Torva los martiriza cada jornada.

Son sus miradas mansas, las de un cordero,
Una angustia morbosa les colma el pecho,
Tienen las panzas llenas de agujeritos
Por donde se escabullen silentes gritos.

Son los gritos del hambre que los maltrata,
Desde el nacer degustan la teta magra,
Beben la hiel en copa, la leche en lata,
La enfermedad los quiebra, luego los mata.

Van por oscuras sendas los niños míos,
Sin amor y sin rumbo y sin abrigo;
Sufren todas las penas, todo tormento
Y les damos la cárcel por ser violentos.

¿Qué le pasa Argentina a tus habitantes
Que impávidos, los miran morirse de hambre?
Se nos mueren de a poco, sin estridencias,
Sin llantos ni lamentos, solo paciencia.

Todos los hombres, todos, en mi Argentina
El granero del mundo, cereal y harina,
Dulces, frutas, verduras, carne de vaca,
Pollo, cerdo, pescado. son de alma flaca.

Los niños de mi Argentina, callados, solos,
Son esos que se arredran por los recodos,
Esos que se estremecen, esos que lloran,
Esos que se arrodillan a toda hora.

Van con los pies descalzos, la boca seca,
En sus labios se acalla toda protesta,
En sus almas golpeadas, dura madera,
La esperanza es un sueño, la fe quimera.

INEXORABLEMENTE

El amor se me escapa gozoso por la boca,
me fluyen las palabras azoradas y locas
y en los labios sedientos,los besos más fervientes
te requieren con ansias, apasionadamente.
Un cariño perverso se arraiga dentro mío,
a la razón acosa voluptuoso y sombrío;
me conmueve impiadoso, me llaga y sutilmente
al corazón desgarra, lo postra mansamente.
Anhelo tus caricias, deseo tu ternura
y audaz me lanzo rauda por las sendas oscuras;
se me anegan los ojos de lágrimas ardientes
y el alma acongojada, te implora inútilmente.
Pasa la noche cálida, el día se me muere,
la tarde se ha dormido con su tristeza aleve
y mi voz desolada en un rapto demente
te llama de mil formas, desaforadamente.
Sin pensar en mañana, te espero aquí y ahora,
la esperanza se esfuma, la ilusión se desflora;
temblorosa y estúpida, espero vanamente
que toques a mi puerta, desesperadamente.
Ayer no me llamaste y hoy sin dudas, no vienes,
ya no te importa Amado, sumirme en tus vaivenes
y orgulloso y soberbio, descarado y sonriente,
de tu vida me apartas... inexorablemente.

ENSIMISMADA

En el cenit dortado de mi siesta,
allí en el punto donde el alma abrasa,
impávida me muevo por la sombra
que mi conciencia, sin pudor arrastra.
Oscuro el sentimiento me acomete
y sin piedad al corazón maltrata,
la nube de dolor se instala urgente
y por los ojos se deshace en lágrimas.
El pensamiento cruel, duro golpea,
tu imágen requerida, se agiganta,
se acerca presurosa hasta mi vera
y en mis oídos gime, llora y canta.

biografia:
Irma Recio López

Nacida el 6 de junio de 1946, en Rosario, República Argentina. Empleada administrativa durante más de cuarenta años, hoy jubilada. Es Pedagoga Teatral, creadora del Grupo de Teatro para niños \'Mariposas\' con el cual representó obras infantiles de su creación y adaptaciones de autores reconocidos en distintas salas de su ciudad natal y la región.- Actuó en Teatro, con el papel del relator y aviador de \'El Principito\' de Saint Exùpery y \'De Corazón\' bajo las órdenes del Prof. Norberto Gallina y Lilian Feraud. Trabajó en el departamento social de U.A.D.A.V., ofreciendo sus obras teatrales a los pequeños, acompañada por José Fernando Álvarez, [Secretario Gral.]. Gran parte de su vida estuvo dedicada a poner en práctica su programa \'Valorización, Integración y Desarrollo\' en EScuelas, Instituciones y ONG, dedicado a la reinserción social de los segmentos menos beneficiados. Hoy, la $3> impuesta es la publicación de su primer libro, de temática variada, fuerte, contundente, en la que refleja vivencias propias y ajenas. Casada, con tres hijos, tres nietos atesora la ilusión de no dejar jamás de ser, lo que ha sido desde el nacer, una lírica.

irmarecio@terra.es

 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s
s