s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Jos Miguel Junco Ezquerra
Nacionalidad:
España
E-mail:
Biografia
DIOSAS EN PARO TCNICO

Por poco no me vuelvo y mato a las gaviotas
cuando saliendo airoso, aunque algo magullado,
de aquella dura prueba contra la mar brava
escuch que gritabas: 'Telmaco te busca,
parece como loco, porque ya no soporta
tener que estar cediendo y empeando los brazos
en sostener el hilo de tu amada Penlope'
Por poco no me vuelvo y mato a las gaviotas
cuando llegu a la playa solitaria de noche
y haca un fro que pelaba y mi esculido cuerpo
no era precisamente la rplica de Adonis.
Desde una acantilado estrecho, inaccesible,
para que el mar supiera de mi arrojo y mi altura
haba ensayado un salto de espaldas y aplaudiendo
para besar la arena subido en una ola
rendida a la evidencia de mi vuelo perfecto.
Por poco no me vuelvo y mato a las gaviotas
cuando con las dos piernas partidas por el fmur
me estuve desangrando delante de tus ojos
y escuchando la risa burlona que sacabas
del lado ms irnico de tu cuerpo de diosa.
Cuando estaba escalando de nuevo la montaa
t como una posesa gritabas advirtiendo
que si al final quedaba un trozo de mi cuerpo
a ti ni te avisara ni contara contigo.
Yo que tena esperanzas de acabar confundido
en tu cuerpo de ninfa protectora y ardiente
por poco no me vuelvo y mato a las gaviotas.

ALGUIEN IBA A NACER PERO NO SE ATREVA.

Sacaba una manita por ver si el nuevo espacio
era algo parecido al refugio en que estaba.
Supo lo que era el fro y volvi a sus dominios.
Despus puso el odo y el ruido que escuchaba
era no slo extrao sino lleno de furia,
agorero funesto de huracanes torcidos,
antesala difusa de una dura batalla.
Sac el ojo derecho, el ojo ms curioso,
para tener un claro retrato de este mundo,
pero qued impreciso por ser precipitado,
y no le gust nada ni el color ni la forma.
Con un pie quebradizo pis sobre la tierra,
y ya no tuvo tiempo de volverlo a su sitio,
ni dar un paso apenas en aquel laberinto.
Por la fosas nasales percibi al mismo tiempo
una tierna fragancia y el olor de la muerte.
Prob por fin el fruto del nuevo paraso
y all qued atrapado sin voluntad alguna
y ya no dependiendo de su propio criterio.

LA ESPINA

Recuerdo que siendo nio me tragu una espina
de un pescado refrito que mi abuela bordaba
con sus frmulas mgicas aprendidas de lejos.
Al principio, recuerdo, nos asustamos mucho,
[tengo la sensacin de que en aquellos tiempos
a pesar de saber que no exista la muerte
vivamos siempre en la orilla del susto
teniendo cuidado para no caernos al vaco]
pero despus, segn pasaba el tiempo,
nos fuimos acostumbrando a vivir con la espina
que haba hecho su nido en mi amgdala izquierda
y hasta le cog cario y nunca quise
que el mdico me la arrancara.
El galeno deca que dnde se haba visto
a un nio llevando una espina incrustada,
que eso era cosa de Jesucristo y de nadie ms
y no se poda estar jugando con las cosas de Dios.
Despus me hice mayor y conoc a una chica
a la que aprend a amar con desesperacin y con locura.
Ni coma ni nada, sino que andaba todo el tiempo
dedicado a querer a la muchacha aquella.
[Entonces el mdico me dio por imposible
diciendo que el mo era una caso incurable
y que l no se haba pasado tanto tiempo estudiando
para tener aquella clase de pacientes idos]
Cuando en una aciaga noche la muchacha me dijo
que, abrumada y cansada de tantas atenciones,
haba decidido marcharse hacia al Caribe
para empezar de nuevo con una vida propia,
el mundo se me parti en dos mitades,
y yo que habitaba en el centro
estuve a punto de caerme de nuevo al precipicio.
Intent por todos los medios arrancrmela,
quitrmela de la cabeza o de donde estuviera alojada.
Pero igual que la espina ella se hizo una casa
en la parte de mis neuronas que daba al mar
y no quera ni por nada marcharse de all.
As es que ahora, transcurridos los aos,
vivo con dos inquilinos en mi agotado cuerpo
y apenas s gano suficiente para alimentarnos todos
y llevar una vida como Dios manda.

biografia:
Jos Miguel Junco Ezquerra.


DOMICILIO: C/ DAOIZ. N 16-3
35010 Las Palmas.
CORREO ELECTRNICO: pepejunco@telefonica.net

CURRCULUM VITAE

Nacido en Las Palmas el 8 de octubre de 1951

Licenciado en Historia y en Filologa Inglesa por la Universidad de La Laguna.

Actualmente imparte clases de ingls y lengua espaola en el Centro de Adultos de Santa Brgida [CEPA Santa Brgida] en Las Palmas.

PUBLICACIONES:

POEMARIOS INDIVIDUALES

-PASES EXTRANJEROS [EDICIONES LA DISCRETA. MADRID.2004]

-LOS DAS CONTADOS [EDICIONES DIGITALES MENOSLETRA. LAS PALMAS. 2002]

- EL HOMBRE DE SALITRE Y OTROS POEMAS [HUERGA & FIERRO EDITORES. MADRID.2000]

- CAMBIOS DE RITMO[EDICIN DEL AUTOR. 1997]

- HACER LAS PACES [MENCIN ESPECIAL JURADO PREMIO INTERNACIONAL DE POESA TOMS MORALES 1992. [EDICIONES CABILDO INSULAR DE LAS PALMAS]

- TELEGRAMA A UNA ESTRELLA [EDICIN DEL AUTOR. 1989]

POETA ANTOLOGADO

- MUESTRA POESA SIGLOXXI [PROMETEO DIGITAL.2005]

- ACANTILADO Y SILENCIO [EDICIN Y SELECCIN DE JAVIER CABRERA.CABILDO DE GRAN CANARIA 2004]
- LOS TRANSENTES DE LOS ECOS [ EDITORIAL ARTE Y LITERATURA. LA HABANA 2001]
- ESCRITOS A PADRN [CABILDO INSULAR DE GRAN CANARIA. 2004].
- POESA CANARIA EN VIVA VOZ [ECCA.2002]
- PRIMER CONGRESO POESA CANARIA. [CABILDO DE TENERIFE. 1974]
- ENCICLOPEDIA DE LITERATURA CANARIA[CENTRO DE LA CULTURA.2007]

POEMAS PUBLICADOS EN INTERNET

-PROMETEO DIGITAL.
-LA CASA QUE GRITA
-LA DISCRETA.
-ISLA NEGRA
-POEMANA

pepejunco@telefonica.net

 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s
s