s
s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Mnica Martn
Nacionalidad:
España
E-mail:
Biografia
Voy buscando

Viejas voces
Que alumbren mi camino
Piedras, solo piedras.

Y como no s hacer
Ni muros, ni senderos escondidos
Voy andando despacio,
Camino despacito.

Voy buscando recuerdos,
Sonrisas, como aspas de molinos
Imbatibles mi gigantes.
Inacabados mi castillos.

Voy buscando.
Busco!
De noche he venido
Y con la noche me marcho
Como un ladrn furtivo

Mnica Martn.

biografia:
Mnica Martn


Un poco de historia.

Madrilea, 29 aos. Hija adoptiva de la cuna de Cervantes, ha pasado toda su vida entre las callejuelas de una ciudad que alumbr a un genio de la lengua espaola.

De profesin. Informtica.

De Vocacin. Escritora.

S a un escritor lo define tan solo el hecho de escribir.

El bao de historia, cultura, y hermosa opacidad de los muros y mirabetes de Alcal de Henares; el trasiego de sus calles, el gento, sentarse en cada esquina desde bien entrada la infancia a observar y el descubrimiento de que la palabra en s, de que cada palabra puede ser un mundo, fascina a una nia muy, muy pequea que se va y se viene de s misma en continuos goteos a la biblioteca.

Pertenece a una familia numerosa y humilde y se asombra cuando otros nios pueden elegir entre ms de tres colores diferentes de bolis.

Odia la televisin y en ese punto comienza a germinar la obra.

Para aislarse del bullicio televisivo, pasa largas horas leyendo y cortos minutos escribiendo en la intemperie. Escribe en la calle, en sus calles favoritas, de ah que las primeras fuentes la siten como escritora de relato corto.

Despus de dos premios concedidos en su ciudad natal se cansa de competir, comprendiendo que en literatura es absurdo ser mejor o peor que otro, porque el lenguaje hablado y escrito es tan poderoso que resulta a efectos de moda totalmente inclasificable.

La obra trasciende al autor siempre y al final es la colectividad de la historia humana quien coloca a ambos en su justo lugar.

Asombrada por el brote potico de cada relato, se anima a experimentar con otros gneros intentando averiguar qu cosa puede hacer, qu cosa no y en un momento agridulce de su vida en el que est viviendo la enfermedad terminal de su padre y descubriendo, por fin, el amor, escribe el primer capitulo de Sin Control y descubre que para ser un captulo es demasiado extenso.

En un intento de construir un esqueleto narrativo para mantener la tensin del lector y llamar al erotismo sin llegar a la pornografa haba engendrado una novela corta que explora lo inexplorado de cada uno de nosotros.

Se sorprende a s misma cuando descubre la trasformacin tan brutal que han tenido sus personajes portando la bandera de esa cosa que todos llaman amor, necesidad, nostalgia, dependencia, humanismo, celebracin, bsqueda o tristeza.

Ese mismo sentimiento y la forma en que est dicho, se convierte durante todo el proceso en una lucha feroz de autora y obra. La obra lucha por germinar en poesa, la autora lucha por seguir manteniendo la forma narrativa y el tiempo, que es testigo mudo de la guerra, ve como las batallas se pierden y ganan a partes iguales.

Releyendo la opera prima de Mnica Martn ms de un par de veces, uno tiene la sensacin a cada momento de que la ltima vez que lo ley se perdi algo, uno tiene la sensacin de que los golpes de voz, los sonidos de las silabas y las ausentes pausas entre ellas, llaman a un universo de literatura distinto ha cuanto ha ledo.

monicam_g@yahoo.es

 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s
s
s