s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Santos DOMINGUEZ RAMOS
Nacionalidad:
España
E-mail:
Biografia
CEMENTERIO ALEMN [YUSTE]

1945
In balance with this life, this death.
[W. B. Yeats]

Ah las tenis, miradlas: son las arteras armas de la noche,
apacientan la anchura de la nieve
y el cristal apagado de una campana fra.

Son los trenes que silban tan negros- por el sueo,
y es el olor violento del barro y su horizonte
helado en el que cantan las bocas de los muertos
sus canciones de escarcha que hieren los odos.

Son, mirad, estos hombres, hundidos o tocados
en un juego siniestro de naves por la sangre,
de aviones incendiados en el fondo de un bosque.

Cuando flotan las luces tras la niebla,
cuando pisan su sombra y la sombra les muerde
con sus dientes de hielo, con sus desolaciones.
2005
The years to come seemed waste of breath.
[W. B. Yeats]
De seis en fondo ahora, la formacin de cruces
insiste en recordar al caminante
la estirpe de estas muertes militares,
la raz malograda que se pudri en sus tumbas.

Cae el hielo de la tarde como antes vuestros cuerpos,
como cay la tierra sobre vuestras canciones,
como han ido cayendo las hojas de estos robles
hasta dejar ausente su esqueleto de acero.

Con la annima nieve de la muerte,
sobre vuestra tristeza ha crecido la hierba
y esa hierba persiste verdemente
en el sueo invertido de vuestro escalofro,
en vuestro duro nombre de muertos extranjeros
y en el asombro sepia de vuestra adolescencia.

Habais dejado apenas el mundo de los juegos
para seguir jugando con torpe ardor de guerra.
Para acabar as, convertida ya en mueca
la risa irresponsable que se hel entre las nubes
o devolvi desnuda la crueldad del ocano.
Para acabar aqu,
lejos de vuestra casa y de su sombra ntima.
Aqu, donde conviven la pena y la vergenza
y la costumbre junta el horror y el silencio
en el ltimo espasmo que hel vuestra mirada
azul y fra y extraa, vuestra ltima sorpresa
al contemplar de pronto la muerte cara a cara,
tan extraa como estos olivos contra el cielo.

Y ahora estis en la muerte y segus sin saberlo.
Lo sabe el caminante cabizbajo
que mira conmovido vuestras tumbas
y contempla el sendero que l tambin cruzar
otra tarde de hielo, sin hierba, pensativo.

En un rincn del tiempo se acumulan las zarzas
que acabarn ardiendo en una hoguera fra
con los huesos ms tristes de la historia.

Y la tierra os ha dado no tan solo reposo:
os da una dignidad que en vida no tuvisteis,
la dignidad del muerto en un bosque extranjero.
Porque para la muerte todo suelo es extrao
y un hombre es extranjero en cualquier cementerio
que visiten sus ojos pensativos.
Un hombre es extranjero en cualquier cementerio en que repose.

VOCATIVO SINGULAR

los muertos y los muertos y los muertos,
surgentes, naturales.


[Luis Rosales]

Te lo adverta tu padre al final del verano,
cuando agosto pona las primeras tormentas
por un sur de relmpagos, detrs de las montaas,
y silbaban los trenes de la estacin remota.
Sonaban sus bocinas como un lamento negro,
bajaban al holln que haba en la chimenea:

-He soado esta noche
con mi padre deca-.
Le vea y me hablaba
como te hablo yo ahora.
Si sueas con los muertos, es que vienen las lluvias.

Y t entonces soabas con muertos muy lejanos,
con toreros antiguos o con antepasados
a los que nunca viste,
con muertos cuyos rostros conocas de lejos,
en fotos color sepia o en los cuadros antiguos
que el sol iluminaba cuando caa la tarde
en la penumbra tibia de la casa.

Hoy me sigue pasando:
al final del verano y anterior a la lluvia,
se pasea por mi sueo un triste mensajero
que viene de otro tiempo,
de una nada con nubes que arrastra el suroeste.

Pero ahora ese tiempo es reciente y los rostros
son cercanos: amigos,
familiares que vuelven
ms jvenes y enteros para anunciar la lluvia.

Cuando hablan sin nostalgia usan para llamarme
un suave vocativo singular y domstico
y en su penumbra ignoran que vienen temporales.

En ese vocativo hay algo que me llama
ms all de mi nombre y de mi tiempo frgil.
De qu lugar oscuro del corazn de un muerto?

CREPSCULO ESPAOL DE CASANOVA

Hay tanto adis delante de tu rostro.
[G. Schehad]

Cae la tarde amarilla, se va precipitando
la sombra tras las copas espesas de los pinos.
Y estos paisajes hondos, este otoo de vias
me hablan muy lentamente del final de la hoguera,
de estas brasas que huelen a una dulce tristeza.

Me consuela la calma que tiene el campo ahora.
Me miro en el silencio interior del crepsculo
y en el agua del ro,
en el agua que corre somera y transitoria,
oigo hablar a los muertos que fueron mis amigos.

El final de la tarde, con esta luz serena,
con esta mansedumbre de las convalecencias,
me entrega su piedad a la hora del espanto.

A esta edad la Fortuna ya no mira a los hombres:
mi equipaje es un hueco, un bal de extravo,
lo que saldan las horas, un bagaje de humo
que pesa ms ahora que cuando estaba lleno.

Mira otra vez. Quiz solo es esto la vida:
Un tmulo de arena al sur de la ventisca,
la estatua indiferente en donde posa un pjaro
su frgil tiempo de aire,
la sombra del caballo contra un muro de agua.

S. Quiz los minutos, como las caracolas,
son huellas del cristal sobre la nube,
el pndulo marino que duerme en las campanas.

Tal vez la vida sea ms un lugar que un tiempo.
Un lugar que confunde la mscara y la piedra,
la vigilia y la lluvia, los das y los nombres
en la hora de la esfinge y las inundaciones.

Tal vez la vida es esto:
La voluntad de nieve que hay en las pesadillas,
el espritu spero de una emulsin de lodo,
un incendio que sube por el acantilado,
cenizas y pavesas sobre las olas verdes,
la confusa blancura de las constelaciones.

Quiz slo sea eso lo que la vida quiere:
fluir y atravesarte
como un inconsistente apcrifo del viento.
Mis ojos slo miran el lugar de su ausencia.

Santos Domnguez. [De Las slabas del tiempo. Nausica. Murcia, 2007]

biografia:
Santos DOMINGUEZ RAMOS

Cceres, 1955. Catedrtico de Lengua y Literatura. Crtico y poeta. Su obra potica figura en varias antologas Jvenes Poetas en el Aula [Cceres,1983], Abierto al aire [Badajoz, 1984], Quin es quin en poesa [Madrid, 1988], Diez aos de poesa [ Cceres, 1995], Antologa de Poesa Espaola [ Sevilla,1995], Artistas extremeos contra el racismo [Mrida, 1997], Poelia. Poesa en el Gran Teatro. [Cceres, 2002], Literatura en Extremadura, siglo XX. Antologa didctica de textos. [Badajoz, 2003] o Versos de tiza [Ciudad Real, 2005]. Ha publicado poemas en revistas como Alcntara, Oropndola, Cuadernos de Poesa Nue-va, Glibo, gloga, Tientos, Zurgai, Turia, El grito, Hablar/falar de poesa, Piedra del molino, en la Enciclopedia de escritores extremeos y en la antologa de poesa hispanoamericana publicada en Internet en la pgina Palabra virtual.
Fue premio nacional de Poesa del Ministerio de Educacin por su libro Cavernas de la Piedra [1983]. Obtuvo en 2004 el X Premio Gerardo Diego por Tres retratos del fro y en 2005 el Premio Internacional Jaime Gil de Biedma y Alba con Dptico del infierno, el Premio Eladio Cabaero con Las provincias del fro y en 2006 el Premi Tardor con En un bosque extranjero, un accesit del Ciudad de Zaragoza con La luz del palimpsesto, el LIII Premio Alcaravn con Cementerio alemn de Yuste y el Premio Internacional de Poesa Barcarola con Las slabas del tiempo. En 2007 obtuvo el XXXVIII Premio de poesa Kutxa Ciudad de Irn con La flor de las cenizas.
En 1994 publica en la Coleccin Alcazaba de Badajoz Prtico de la Memoria, libro al que siguieron La orilla del invierno. Coleccin Almenara. Cceres, 1996, Cuaderno de Abul Qasim. Coleccin Alcazaba. Badajoz, 2001, Tres retratos del fro. Tomelloso, 2oo4, Dptico del Infierno. Nava de la Asuncin, 2005, Las provincias del fro. Algaida. Madrid, 2006, En un bosque extranjero. Aguaclara. Alicante, 2006. Las slabas del tiempo Nausica. Murcia, 2007 y La flor de las cenizas. Fundacin Kutxa. San Sebastin, 2007.
Como narrador ha publicado Los alegres maletillas en el colectivo Cuentos de miedo. La luna. Mrida, 1997 y figura en la antologa La narracin corta en Extremadura, Diputacin Provincial. Badajoz, 2000. Tomo III. Es autor del ensayo Memorial de un testigo. Editora Regional. Mrida, 2002, y ha publicado tambin, en colaboracin con Rosala Ruiz, una edicin de los diarios de Pedro Romero Mendoza [Un hombre a la deriva] en la coleccin Rescate de la Editoral Regional de Extremadura. Mrida, 2003 y un libro de homenaje a Dulce Chacn [Aula Jos M Valverde. Cceres, 2004]. Ha sido durante seis aos director del Aula literaria Jose M Valverde, de la que fue tambin fundador. Desde 1997 hasta 2006 dirige en Cceres un Taller literario de poesa y relato corto.

santos.domingue@gmail.com

 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s
s