s
s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Ivan Segarra Baez
Nacionalidad:
Puerto Rico
E-mail:
quijoteboricua2000@gmail.com
Biografia

Ivan  Segarra Báez

Escritor de San Juan de Puerto Rico. Lleva 9 añoos trabajando en los caminos de la Literatura. Ha publicado cuatro libros de poesia y dos novelas. 

 

II

Descontagio el silencio con frases asesinas
que mueren por tu ola sobre el labio de tu coraz�n
vencido por los amores nuevos que tendr�s enloquecidos.
Los �tomos de las flores y las algas del beso
miran el sol sobre tu puerto vientre.
Navego sin remos hacia la luna sin olas de tu cuerpo vivo.
En la constelaci�n de la cama tu asteroide prohibido
choca insistentemente con mi lengua de plata
y nos volcamos al amor como estrellas ciegas que se desean locas,
como p�talos acorralados entre labios de vida
y como lluvia en cascadas horizontales en busca de la luz.
Sobre las torres de la oscuridad s�lo tu amor me sana el alma sin ecos.
Estoy descansando al sol sobre tu voz que me llama
y siento en la sinraz�n de mi locura que me amas tanto, tanto,
como caricias alucinadas por un beso mal herido que se aproxima a la muerte.
No s� por d�nde y cu�ndo vendr� tu o�do a susurrarme una canci�n letal,
tr�gico caracol de esperanzas lumbares y aires de azul cuarzo de plata.
Todo est� durmiendo en la baranda del tiempo que ma�lla eterno.
Tengo que echar las alas al suspiro recto de tu boca
y desnutrir las venas que enloquecen por ti y se doblegan con el peso del agua.
Quiero gritarle al deseo para que se vista de gala
y encuentre el misterio que dejan tus labios al pasar sobre mi boca.
Me pides la vida que no tengo para darte
y siento que todo es gris lamento del alma meditabunda.
Por algunos a�os navegu� sin rumbo, pero ahora s�, que existe un puerto,
el m�gico puerto de tu alma.
Los mineros y los carabineros escuchan sobre la hoja del agua
la precipitada br�jula de tu alma dormida
y quieren saber c�mo ser� tu alma.
Poro a poro grito al infinito de tu coraz�n para que salve al amor
que se ha quedado entre los dedos que te buscan insistentemente,
y t� no escuchas, por estar fuera de mi agua r�o, fuera de mi agua amor,
fuera del lenguaje marino de mi amor que te respira en sue�os.

Estoy en el m�stil de tu coraz�n tejiendo corazones que se convertir�n en peces,
como olas en llantos negros de la muerte
y como sal y luna sin forma que se convertir�n
en constelaci�n desnuda de la muerte.
Tengo el coraz�n atribulado por tus poros que son olas
y sobre el lenguaje mudo de la arena escribo que te quiero
aunque me cueste la vida.

.

III

Necesito colocarte sobre el evangelio de mi coraz�n para amarte.
La voz del coraz�n no miente cuando grito en todas partes: que te amo,
hoy tengo en la mesa de la casa tu nombre en la sopa
y recuerdo el d�a en que t� llegaste por arte de magia a mi vida.
Era una tarde tranquila en que los p�jaros anuncian la noche virgen
del encuentro perfecto.
Coraz�n de miel, abriles del hortelano, bendito es el d�a en que te conoc�,
la noche tiene el alma desnuda y la m�sica sonaba por todas partes,
mi coraz�n gir� al abismo callado de tus venas y, desde entonces, estoy preso
como canario sin amo en la jaula de tu alma sola.
Hago primaveras con tu boca y caricias m�gicas con mis dientes en ella,
s� que el amor abrir� la puerta y se ir� corriendo como te vas t�.
Pero yo tengo el alma decantada por tus ojos y mi coraz�n est�
buscando tu voz en la oscuridad del infinito herido que dejaste en mi cama.
Desconstruyo el silencio para amarte de nuevo
sobre el viento del puerto de tu alma dormida.

.

IV

Anochece irreversiblemente hacia la muerte,
todo es carnal mariposa de la muerte.
Los dolientes besos de tu cuerpo
implacablemente me devoran.
Soy el salmo de agua que en tus manos queda,
el abandono mar�timo de tu cuerpo que respira.
Tengo la duda milagrosa del encanto
en la cicatriz son�mbula del llanto.
Saber que te pierdes en lo imposible
es ver la cena de la muerte en el infinito sin estrellas de tu alma.
Todo es el aire muerto entre mis venas que se zapataconean
como grito dormido entre tus manos,
y tengo el presentimiento nocturno amanecido,
y las estrellas como diminutos segundos se me mueren de asfixie,
de dolor, de llanto infrahumano de crucifixiones locas
que giran en las horas lun�ticas del beso ca�do,
del llanto perdido, del eco revivido de artificios muertos.
Amanece la luz sobre la muerte que ma�lla
sobre su invisible mordida de mar alcoh�lico.
Los geranios y las luci�rnagas est�n tocando el largo sepelio de dos p�jaros,
el llanto est� en todas partes
y no importa qui�n salga a salvarlo,
corre como un laberinto
pues a algunos nos toca ahora, ma�ana les tocar� a los otros;
y todos somos, el mismo salmo ca�do, la misma hostia sin esp�ritu.
No s� si habr� de saberte desnudo, si en la cama de los sue�os encuentro tu nido
o sobre las madejas del viento encuentro tu labio muerto por mi cuerpo.
Estoy que sangro a borbotones cil�ndricos en tu luz
y amanece para todos, menos para mis manos,
que siguen este calvario sideral del llanto.
Tiembla la carne cuando digo: amor,
se rompe el silencio con el aire de tus manos
y estoy temblando de amor en ti, en m�,
en m� mismo que soy tu yo.
Desde el p�ndulo del sonido que murmura una gravitacionalidad del alma,
cuelgo cortinas de para�sos transitorios
y campanadas de humo que lanzo al viento al decir tu nombre;
mosaico cabal�stico del tiempo, alucinante ba�ista de mi alma sola,
torbellino de luz en todos lados, regia mariposa de mar y la penumbra,
mordaz mosquetero de mi derrota trunca, p�talo dormido en la luna de plata
y crucigrama fantasmag�rico del beso hechicero.
Somos dos cuerpos sin mente que se apartan del mundo para vivir su �xtasis,
como diccionarios rotos donde no existen las palabras para el amor que te tengo.
El asno y la cabra juegan entre el sembrado de la luna
y una tormenta de venados asesinos
hacen la voz del decapitado surco del mar en la arena.
Anochece,
y a pesar de todo el dolor
estoy contigo, hasta la muerte.

.

Escritor de San Juan de Puerto Rico. Lleva 9 a�os trabajando en los caminos de la Literatura. Ha publicado cuatro libros de poesia y dos novelas.

� 1997 - Candela [poemas] First Book Publishing of P.R., Esmaco Printer Corp., Carolina, P.R., 55 pgs.

� 2000 - Entre tu cuerpo y mi alma [poemas] Puerto Rico: [Independiente], 62 pgs.

� 2001 - Hay veces que llora el mar [poemas] Puerto rico: [Independiente], 90 pgs.

� 2002 - El guardi�n de la lujuria [novela] Puerto Rico, Multi Copy Center, Inc. , 92 pgs.

� 2003 - El huerto de los salmos [poemas] Garz�n Editores, Buenos Aires, Argentina, 60 pgs.

� 2004 - La rep�blica del general�simo [novela] Editorial Aries. Jun�n, Provincia de Bs. As., Argentina. Co-auspiciada por el Instituto Cultural Latinoamericano, 111 pgs.

quijoteboricua2000@yahoo.com

 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s
s
s