s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Fernando de greda Burillo
Nacionalidad:
España
E-mail:
Biografia

DEDICADO A DJBILOU

No quisiera derramar
Una lágrima por Abdallah Djbilou:
Sólo risas y alegría
Por el amigo que se ha ido
Por quien compartió
Aquellos años: la vida que disfrutamos
Sin saber que tendría un final,
Que todo quedaría en un bonito recuerdo.
Como las fotografías que nos hicimos
Cuando estrenaste aquel precioso coche rojo,
O cuando fuimos de excursión
A Moulay Yakoub...
¿Quién me ayudará a compartir
tantos recuerdos, si sólo quedan
imágenes quietas, esos momentos
de felicidad que se aprecian en las fotografías?

¿Qué daría por tenerte cerca,
mi buen amigo Abdallah Djbilou?
Y disculpar mi torpeza
Al no haber intentado
Acercarme a ti, a tu familia
Y conocer a tu hijo Aimán,
¿se parece a ti, o quizá a su madre
que ahora llorará su soledad?
¿Hay que aceptar el destino?
¿Estaba todo así dispuesto?
Quiero al menos reparar
Tanta tristeza, cantando en tu memoria.
Hablando a todos de aquel tiempo
Que se hizo inolvidable,
Gracias a tu amistad. ¡Perdóname,
Si pudiera ser. Te prometo que nos
Volveremos a encontrar
Y con un abrazo te diré:
“Abdallah, ¿te acuerdas de Fez? “

QUERIDO ABDALLAH DJBILOU::

Lloro por ti y por mi
Por el tiempo que pasó
Y por la ausencia repentina.
Lloro por tu pérdida
Y por tanto silencio,
Donde antes reíamos
Y vivíamos recorriendo el ancho mundo
Que íbamos descubriendo
Lloro ahora por lo que fue
Y por no haberlo cambiado.
¡Qué tiempo compartimos!
Tú me ayudabas a creer
En la amistad y en la labor
Que deseábamos impulsar.
¿Te acuerdas de Laouini,
de Melehi y de Amrani?
Y las fiestas que celebramos,
Bailes y risas sin parar
Que no he podido evocar
Hasta hoy, cuando sólo es
Tiempo de llorar
¿Quién nos lo iba a contar?
¿Quién quedará que pueda recuperar
la canción de la amistad?
La misma que disfrutamos
Y seguiremos recordando
Sin palabras, en silencio,
Como cuando te has marchado
Para siempre, despacio,
Sin tiempo de despedidas
Sólo de llorar.
Algún día nos volveremos a encontrar
Y lo celebraremos con los mismos abrazos,
Con la renovada alegría,
Y te volveré a preguntar:
Querido Abdallah, ¿te acuerdas de Fez?
¡No es tiempo de llorar!

Fernando de Ágreda
Madrid, Café Comercial, 25 de Enero de 2008


EL CHAPIZ

Guardo en mi alma, grabados los días
Pasados en Granada…Cada momento, los saludos,
Las sonrisas y los abrazos que tanto gustan dan,
Después de algunos olvidos.
El ancho paisaje de la Alambra nos cobijaba
Y allí estaban las imágenes añoradas.
En las Casas del Chapiz encontraba recuerdos
De tiempos en que nos reuníamos los arabistas
Con ánimos y esperanzas: Juan Castilla nos convoca y nos invita.
Allí estaba Emilio Molina,
Con su música y su estampa
Su enorme cariño, la amistad renovada.
Rememorábamos a los maestros que nos dejaron huella.
Camilo y su amor por las Casas. Joaquina Albarracín y su Larache del
Alma, con Juan Martínez y Trina, que tanto la recordaba.
Y la visita inesperada: Mahmud Ali Makki y María Luisa,
Para despertarnos la sonrisa y renovar la esperanza.
Tiempos gratos de empresas que nunca olvidaremos:
Todos juntos, mirando a la Alhambra, el desafío de los tiempos
La juventud que nos alcanza. Las palabras adquieren el valor apropiado.
¿Quién recogerá la antorcha que salvaguarde aquella imagen dorada?


Fernando de Ágreda
Granada, diciembre de 2007.


PILAR PAZ PASAMAR

Dedicado con cariño, agradeciéndole sus versos, en Mayo de este año, 2007.

Querida Pilar:

Te escribo en esta mañana del Mayo florido, que ya está despidiéndose
De nosotros, para darte las gracias más efusivas...

Me has enviado la medicina más preciosa, la que cura la soledad
y las penas del alma .

Tus poemas desde “La Torre de Babel” me han abierto los ojos
A la poesía...Sentía el hastío de la lectura, la decepción por los poetas admirados
Que luego me abandonaron...

Y al abrir tu libro y leer tu carta he recuperado el sentimiento
De una voz amiga que me alcanza...

La “Oración de todos los días” me ha acercado a Dios, “Padre nuestro bueno,
Siempre compasivo”, como bien dices...

Y qué decirte del canto a “Trina Mercader”, que tanto nos quería,
Y los amigos comunes: desde Rafael Guillén, Emilio García Gómez, y antes Asín Palacios, los Maestros de los que tanto seguimos aprendiendo,
a Ibn Hazm y su “Collar de la Paloma” que hoy vuelvo a leer para descubrir
el valor de la amistad, entre tantos tesoros de ese libro...

Y de nuevo los versos de Trina que me regalas para vencer la apatía
y el cansancio del día a día...

Bajo el emblema del humilde y hermoso “Platero”,
Leo la “Fuente de Aixa”, las “Tres décimas a una misma ciudad”
y ese “Soneto del hombre” que ella misma te envió
desde su Larache “natal”, entonces, en 1950, que dice :

Y el hombre crece así. Sonrisas y beso
Le labran el amor sobre la muerte
Que teme a cada paso. Y va a la suerte
De lo que gane o pierda, al juego preso.

Y así se forma el hombre. Herido, ileso,
Vencido y vencedor de sí que vierte
Su eterna trascendencia en propia muerte.
Que al fin no es más que hombre, y sólo eso.

El arco piedra a piedra conseguido
Se yergue desde el suelo lentamente,
Con llanto y sed y orgullo concebido.

Y el hombre muerde a Dios, en dios crecido.
Y a Dios le basta un gesto indiferente
Para que vuelva el hombre a su gemido.

Y ahora llega tu carta y recupero el aliento...Tus palabras finales me devuelven la alegria para volver a la esperanza, a la poesía...Cuando me regalas estas palabras que hoy quisiera grabar en mi memoria:

“Si puedo aportar con esto algo positivo, me alegraría mucho. Siempre he confiado en el entendimiento entre los hombres, por terrible que sea el panorama. A fin de cuentas, la utopía nos hace caminar hacia delante y una confía y espera para sus hijos y nietos, siempre y por siempre, un mundo mejor.”

“Aquí en Cádiz, muy cerquita del mar, tiene una amiga.Un abrazo”

¡Gracias Pilar, desde este rincón de Madrid llego con el pensamiento a esa hermosa bahía y pienso en el mar, en ese mar que me ofreces y que para mi hoy tiene un nuevo nombre: ¡PILAR, y PAZ!..¡PASAMAR ¡

P.D. Gracias también por ese precioso artículo tan revelador de Manuel Francisco Reina que voy a leer de nuevo, tras escribir estas líneas: “Pilar Paz Pasamar: Una poeta de tradición andalusí”...Hoy, querida amiga te puedo decir, no podía pedir más. Tan sólo recordar a nuestro común amigo Rafael Guillén una vez más, por su bondad y su humanidad, que siempre me echa una mano como a un náufrago desesperado.

Y un recuerdo al amigo ´Abd Allah Hammadi que te tradujo al árabe, junto a otros poetas andaluces, en su tierra argelina...Y a Paloma Fernández Gomá que en su revista de bello título y contenido: TRES ORILLAS, en Algeciras proyecta un homenaje a tu persona y tus versos...¡Qué hermoso acercamiento! Así de pronto se unen varias ciudades diferentes y a la vez tan próximas en ese hogar común que es ¡LA POESÍA!

¡Gracias a todos vosotros!, hoy estamos reunidos por el afán con el que celebramos la palabra, esa misma patria que no tiene fronteras!

Fernando de Ágreda

biografia:
Fernando de Ágreda Burillo

Nacido en Madrid en 1945. Estudios en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Complutense, en la especialidad de Filología Semítica. Ha publicado estudios sobre la literatura marroquí, los hispanistas del mundo árabe y sobre el arabismo español contemporáneo. Trabaja actualmente en la Dirección de Relacione Culturales, de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo [AECID]

fernando.agreda@aecid.es

 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s
s