s
s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Jess Snchez Jurado
Nacionalidad:
España
E-mail:
Biografia

AUNQUE QUIERAS NEGARLO
Por ahí vas diciendo
que nunca me has querido,
que son habladurías, un invento
de alguien que quiere mal a tu marido.
Y la gente me mira;
quiere que te responda,
que les cuente que ocurrió aquel día
en que mis dedos sellaron tu boca.
Aunque quieras negarlo,
tu amor no fue mentira;
yo sigo manteniéndolo callado,
recordando tu mirada encendida
en la playa de Rota,
una noche desierta
de artificios, que estábamos a solas
paseando por su salaciega arena.
Aunque vayas diciendo
que todo fue mentira,
lo que entonces compartimos lo llevo
grabado como una joya de mi vida;
y aún a veces me paso
los dedos por la boca,
como si el sabor a sal que dejaron
tus labios en los míos bajo las olas,
quitármelo pudieran.
No tengo más testigos
de nuestro amor que las ciegas estrellas,
porque el viento borró nuestros sonidos
de los roncos rompeolas
en cuanto caído habías
en que te merecías otra cosa,
porque tu no eras cosa de poesías.

El juego del destino
tiene malas pasadas,
como la que hace unas horas nos hizo
llevándonos a la misma terraza.
Tu estabas tan radiante
como sabias estarlo;
yo, buscando mi sitio en alguna parte,
lo encontré donde lo había dejado,
en tus labios de dama
que, a un grupo de amigos,
obsequiaba su risa alborozada
y tus graciosos gestos femeninos.
¡Siempre tan natural
y con tanto dominio,
que hasta difuminabas mi verdad
entre las mil volutas de tus rizos!
Por un fugaz instante
que me supo a eterno,
nuestros ojos chocaron en el aire;
los míos se hicieron mas grandes, sintiendo
el desliz de mis dedos
sobre tu húmeda boca
para que no quebrases el silencio
ocultándome tu anunciada boda;
los tuyos, mas pequeños,
como si algo quisieras
rescatar del olvido en unos cuerpos
que aún sienten la humedad de la arena.
Conservaste la calma
y en dudas me dejaste:
¿fue solo un sueño o una destemplanza
de cuando te conocí en el baile?
No; tu insistente lengua
recorriendo tu boca
me hizo saber que también lo recuerdas
y que no fue para ti cualquier cosa
lo que juntos vivimos
en la playa desierta,
una noche vacía de artificios,
porque aún muy dentro de ti conservas
ese sabor salado
que tuvo nuestro amor
y que nos mantiene secos los labios,
desde que no nos besamos los dos.

NOCHES
Noches claras, noches oscuras, noches,
Noches del alma mía,
Noches de acompasados corazones
Y de luceros que brillan
Para señalarnos dónde está el norte,
Noches llenas de vida,
Noches de encuentros, bailes y canciones
Que se abren como el día,
Noches pujantes de flores, de amores
Y de ojos que se miran,
Buscando a tientas un furtivo roce,
Noches nuestras, mi niña,
Noches que se abren cuando dan las doce
Y tú te vuelves mía,
Noches de sueños y deseos... Noches.

DÍAS CREPUSCULARES
En estos días tan crepusculares
En los que el raudo viento nunca cesa
De ulular por los viejos ventanales
Y las lluvias mansas y bravas se alternan,
Llenando los urbanos socavones
De las agrícolas reminiscencias
Que rescatan olvidados olores
De las grises asfaltadas conciencias;

Días crepusculares,
De ojos sin mirada
Que abran en par la tarde,
De ventanas cerradas
Y puertas bajo llave,
De aceras agrietadas
Y caminos sin peaje,
Que olvidan las pisadas
Donde no llega nadie,
Días sin un mañana,
Días crepusculares;

Lluvia en mi ventana,
Silencio en mis entrañas,
Sin que el viento se calle,
Aunque no diga nada.
Así son, así pasan:
Días crepusculares.

biografia:
Jesús Sánchez Jurado

Nacido en Alcalá de Guadaíra [Sevilla, el 26 de febrero de 1957, vive entre la propia Alcalá, Sevilla y Rota.

Está casado, tiene 2 hijos y vive en Sevilla.

Es autor de 19 libros de poesía acabados, sin contar una buena colección de poemas sueltos, además se dos colecciones de relatos cortos.

jesusanchezjurado@yahoo.es

 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s
s