s
s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Julio Carmona
Nacionalidad:
Perú
E-mail:
Biografia
Potica

Yo no podra vivir sin escribir, pero tampoco podra escribir sin vivir. Y doy a la palabra vivir el sentido de ser partcipe de todo lo que atae al ser humano. Porque todo es digno de ser creado y recreado. Por eso cuando alguien dice que 'un poeta oscuro vale ms que cien hroes muertos', percibo esa idea inmersa en la oscuridad de las cavernas que los hroes nos ayudaron a guardar en ese stano desde el que habla el poeta oscuro. Por qu dividir al hombre en poeta, hroe, creador, trabajador, si el hombre es todo eso en s mismo? Puede hablarse de un trabajador que no sea creador, poeta y hroe? No estoy en contra de los poetas oscuros. Cada quien sabe lo que quiere. Esto es lo decisivo: que cada quien busque su forma de expresin que hable de s y de los dems. Yo me ubico en la tendencia de quienes [como Csar Vallejo] 'quieren decir muchsimo'. No para su propio solaz. S, para tocar las puertas cerradas por la soledad de esta asfixiante modernidad. A la espera de que alguien responda y, juntos, cantar y luchar para cambiar.

LA PAZ TIENE SUS GUERRAS QUE LA GUERRA IGNORA

Anduve por las playas
De la muerte, una tarde cualquiera,
Rodeado de alegras marchitas y reverdecidas
Tristezas, cuando son el disparo
Inesperado: en una playa viva, llena de rboles
Voladores y cantarinas aguas, el latigazo del odio
Haba derrumbado a la ingenua paloma
De la paz. Ella ignoraba que los fuegos cruzados
No la queran, a pesar de su insistencia por llenar
Con ramitas de olivo la boca del lobo

Hoy he vuelto a caminar
Por el mismo sendero de cruces pequeitas que dej su volar
Y me he atrevido a recoger sus plumas ensangrentadas
Aun a riesgo de ser acusado de masoquista y derrotista
O terrorista y cuntas listas ms de cruces negras
Apuntndome al pecho al momento de gritar paz,
Pero nunca les dar la espalda como lo hizo la blanca
E ingenua paloma al venir silenciosa trayendo en el pico
Su rama de paz.

[Poema dedicado a Colombia]

LETANA A JAVIER HERAUD

Ay, Javier de las cortas primaveras,
francamente
no he podido,
no he tenido valor
para llorarte. T comprendes,
altsimo gorrin, ay, ro inagotable.

No te puedo mirar
en mis paredes [todas
las llenas: tu retrato vigila
mis poemas], repito: no te puedo tener
ante mi vida, sin tu sangre quemndome
la angustia, el amor, la rebelda... Y...
ya ves, cuando quiero llorar
tus aguas rotas, te siento
en mi guitarra; siento
que me impones
su silencio desgarrado
y unas ganas enormes de seguirte
o de odiar
[mejor: seguir odiando todava]
las gorras y las botas y
su correo negro
que vaciaron tus aguas
a ese ro
de ti inagotable.

Me ha sucedido siempre,
Javier de eternas alboradas,
siempre que tu presencia
me renace en el pecho,
en la camisa,
en el sol
que voy tragndome sin asco...

Lo s y te pido
perdn, hermano mo,
por no poder llorarte todava,
por no poder decirte:
Camarada,
'Las montaas,
los pjaros
y el mar
para siempre nos
pertenecen.'

[De: Mar Revuelta: 1970]

PROFESIN Y FE

Yo versificador, yo modesto
hacedor de versos: creo y escribo.

Mientras pueda esgrimir esta arma noble,
mientras pueda
extender mi mano amiga o levantarla
altiva contra el rostro
del enemigo general o
del general enemigo o contra todo
antifaz de la muerte:
he de seguir creyendo,
he de seguir escribiendo.

Y he de seguir hacindolo, pues no temo
por m, temo por todos y por todos
tambin sueo y escribo.

Porque
humilde habitante de una patria
vendida al mejor postor o a la mejor
-como dicen- inversin extranjera,
he aprendido a quererla no por esa
prdiga maravilla de su suelo
ni por la alta belleza de sus aos remotos;

he aprendido
a quererla por sus manos
callosas y mendigas, por sus ros
de ojos llorantes, por sus labios
resecos. Y por su muerte
de viles formas
he aprendido
a llorar tambin.

Pero he aprendido
a quererla con la voz y con los puos
y todo este caro doloroso
lo trato de verter en cada verso.

Y aunque sea lo ltimo que haga
slo quiero trabajar como trabajan
los constructores del surco,
los dadores del sudor:
con humikdad.

Quiero ser algo
til en su diario trajn;
en su lucha quiero ser:
trozo de canto,
brizna de risa,
ayudadora mano.

Slo eso me propongo.
Creo que he de lograrlo.

[De: A Nivel de la Arcilla, 1972]

CARTA DEL AMOR SIN OLVIDO

Muy seor don Juan Carmona,
nuevamente usted ha venido
con sus manos en la espalda,
con sus pasos bien marcados
[cual dejando la constancia
de que anduvo en estos lares];
nuevamente, le deca, ha venido
-igualito que cuando era
habitante de estas ruinas-
a pasear por los recodos
ms ocultos de mi pecho.

No me extraa que usted tenga
pase libre para mi alma;
lo gan con el sudor
de su amor, con su palabra
cariosa: Negro, hijo,
churubeco; su palabra
irremediablemente
hurfana y sin casa.

Pero ahora usted llega
[como siempre, si aviso,
de sorpresa]
y me toca con su anillo
las maderas ms secretas.
No tena por qu hacerlo
o es que acaso no llegaba
y es que acaso ya se iba?
Si es as
ya es otro cuento. Mas quisiera,
aprovechando la presente, referirle
mi total disentimiento
por su viaje apresurado
y su partida imprevista.

Qu le dir a mi cario cuando sepa
que usted marcha,
que nos deja
el alma deshabitada;
cuando sepa mi cario
que s eha ido y no pueda
detenerle porque el pobre
desconoce por dnde anda usted don Juan?

Juan Carmona, usted no puede
habernos hecho esta jugada,
usted sabe que las casas
se encarian con la parla
de sus viejos moradores;
y adems usted comprende
que la casa de que le hablo
era slo para usted, especialmente,
su morada; mi cario
su empleado, su muchacho
de mandados. Y yo era
ms que un hijo:
el amigo,
el camarada.

Pero usted, seor Carmona,
actu muy apresurado.
Es dems que nos recuerde
que deba abandonarnos,
que nos hable d ela muerte,
del mal tiempo,
del destino;
eso no ha de conformarnos.

Pero s se lo aseguro:
un da de estos
yo me enojo de a deveras,
para siempre,
y me voy a visitarlo.

[De: A nivel de la arcilla: 1972]

Biografa:
Julio Carmona
, naci el 16 de marzo de 1945, en la ciudad de Chiclayo, al norte de Per. Estudi Literatura y se licenci en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Ha obtenido el grado de Magster en Educacin con mencin en Gestin Educativa por la Universidad de Piura. En 1975, obtuvo el segundo premio en la cuarta versin del Concurso 'El Poeta Joven del Per' [el mismo que ganara Javier Heraud en su primera versin]. Fue miembro del Grupo Intelectual Primero de Mayo, desde 1972, hasta la muerte del director del Grupo, el poeta Vctor Mazzi, en 1989. En la actualidad ha sido elegido miembro de la Junta Directiva [Vicepresidente] del Gremio de Escritores del Per, fundado a comienzos del mes de octubre de 2006. Es miembro del Comit de Redaccin de la Revista digital argentina www.redaccionpopular.com Se desempea como docente de Literatura en la Facultad de Educacin de la Universidad Nacional de Piura.

carmona.juliocesar@gmail.com

 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s
s
s