s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Vicente Espinales
Nacionalidad:
Ecuador
E-mail:
Biografia

Celos

 

 

 

Baja un poco la sombrilla

 

El sol está quemando tus pezones

 

Y sobre la arena caliente

 

Un par de piernas se entusiasman.

 

Y te aclaro que no me sorprendo de nada.

 

Simplemente tengo terror a los anzuelos

 

A los ojos desorbitados

 

A la malicia servida a plena luz del día

 

Y a la falsa posición de los abrazos.

 

Talvez me esté consumiendo en mi vejez

 

O en esa libertad repasada que me acusa.

 

Pero me importa más

 

Que todo el tiempo ya vivido

 

Tu perfil de fruta apetecida

 

Tu busto al viento

 

Y esa copa derramándose en mi mirada.

 

No te inquietes

 

Si digo que bajes la sombrilla

 

Si es que importa.

 

Caso contrario, desnúdate más

 

Y más. Que así es como yo te amo.

 

Y que todos entiendan

 

Este lenguaje de amor

 

Que tengo para tu cuerpo.

 

Y esta razón de amarte

 

Para tu enriquecida vida.

 

 

 

Llamada

 

 

 

Me dicen que llamaste

 

No sé desde dónde.

 

Tus vuelos son tan mágicos

 

Que en mí son separaciones.

 

Ayer una, hoy otra.

 

Y talvez mañana la última.

 

Siempre es la última.

 

Porque volvemos galopando

 

Al sitio de la entrega.

 

Allí sin timbres alucinantes,

 

Sin interrogaciones

 

Los cuerpos son los cuerpos

 

Las pieles se deshojan.

 

La noche es una sola.

 

Y los dos entrelazado

 

Para seguir el cuento.

 

Pero ayer mismo te fuiste

 

Y comprendo que andas desesperada.

 

Ahora otra vez

 

Quiero volver conmigo

 

Para lo mismo, para lo mismo.

 

Talvez te vuelva a recibir

 

Pero por si acaso no te molesta

 

Haz un esfuerzo

 

Y vuélveme a llamar.

 

 

 

Discúlpame

 

 

 

La puerta estaba abierta

 

Arreciaba la lluvia

 

Hacía mucho ruido en el tejado

 

Y el viento era una constante

 

Entre mis huesos.

 

Almacenaba de verdad anhelos

 

Desde la última llamada de emergencia.

 

No enloquecía. Suspiraba en medio

 

De la inquieta soledad

 

Que entraba de puntillas poco a poco.

 

Decidido entonces a permanecer despierto

 

A ser guardián de mis propios sueños

 

A tratar de embriagarme con recuerdos

 

Y a no dejarme vencer en el cansancio.

 

Así llego desnudo a tu aposento

 

Al mismo lugar de los encuentros.

 

En donde ni tú ni yo nos consolamos

 

Invierno tras invierno.

 

Discúlpame me ensortijó el deseo

 

Me bañé sin quererlo en tus adentros.

 

Y lentamente fue descendiendo en la promesa

 

Hasta quedarme frente a ti sólo en mis ojos.

 

Ahora, bien puedes marchitar la lluvia

 

Que aún se anida entre mis huesos.

 

Soy el mismo de ayer con más sigilo

 

Y sin embargo tirito todavía.

 

Vamos, dejemos los lamentos

 

A la tierna suspicacia del anhelo.

 

Los dos somos una guitarra desprendiéndose

 

En la noche

 

Con un canto latiendo en cada cuerda.

 

No me sorprendas cerrándome la puerta.

 

He venido a tu encuentro.

 

Tómame, desgárrame, incinérame.

 

Sólo tú conoces la adivinanza de mis besos.

 

No le hagas sombra.

 

Siémbralos en tu amanecer

 

Bajo la lámpara.

 

 

 

 

 

Biografía

 

Vicente Espinales, de nacionalidad ecuatoriana, es autor de “Enero” y “Febrero”,
dos libros de poesía, de “Actitudes Sexuales y Drogadicción”,
un libro de investigación social. También ha publicado “Poesía
76” y “Eloy Alfaro y la Cultura” libros de investigación histórica,
y por último “El Gorrión Regresa por sus Alas” que es una antología
poética.

 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s
s