s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Rafael de Dios Garca
Nacionalidad:
España
E-mail:
rafadedi@hotmail.es
Biografia

RAFA DEDI (RAFAEL DE DIOS GARCÍA)

Poeta y actor, Riaguas de San Bartolomé (Segovia), año 1957. Hola. Primer Premio ?Villa de Leganés? (Leganés, Madrid, 1981) con Nací para ser libre; Primer Premio ?AGA? (Bilbao, 1984) con Corazones arrecidos; Primer Premio ?AGA? (Bilbao, 1986) con Estación de penuria; Primer Premio ?AGA? (Bilbao, 1992) con Hombres de polvo; Mención Honorífica ?Ciudad de Miranda? (Miranda de Ebro, Burgos, 1995) con De los sotos al páramo; Primer Premio ?Sindicato Nacional de Escritores Españoles? (1995) con Poemas a las cosas; ?Medalla de Oro de San Isidoro de Sevilla? (Sindicato Nacional de Escritores Españoles, 1998). Fue corresponsal y colaborador de ?El Adelantado de Segovia?. Incluido en numerosas obras antológicas (Antología 50 poetas contemporáneos de Castilla y León// http://elcastellano.elnortedecastilla.es/noticias/50-poetas-contemporaneos-de-castilla-y-leon-antologia //, etc.) , es miembro de varias asociaciones y grupos culturales y colabora asiduamente en revistas y periódicos. Ha publicado los siguientes libros: Poe (1980); Nací para ser libre (1981); Segovia, mis raíces (1983); La promesa (1987); Hombres de polvo (1992); Si no fuera por ti (1994); Poemas de abatimiento (1995); De los sotos al páramo (1996); Poemas a las cosas (1996); Mar azul, mar negra (1998), Rafa Dedi, poemas (2000), Vivir con vida (2010), Cuando pongo ?Te quiero ? (2012). Algunos poemas de su libro Poemas a las cosas aparecen en los libros de lecturas (Calidoscopio, 4º y Perinola 5º de Primaria) de la editorial EDELVIVES y en los libros Idioma y Fantasía 4º, Idioma y Fantasía 5º y Aplausos 4º, que publica la editorial DISTRIBUIDORA NORMA en Puerto Rico . CUANDO PONGO ?TE QUIERO? Cuando pongo "Te quiero", no lo escondo entre líneas. Lo coloco al principio, al final y en el medio. No me voy por las ramas: que te quede muy claro. Lo repito en silencio como un eco infinito. Cuando pongo "Te quiero", tengo mucho cuidado. Lo releo despacio para no equivocarme. Lo subrayo tres veces a la vez por lo menos. Si lo cambio, lo cambio por su hermoso sinónimo. Cuando pongo "Te quiero", que también es "Te amo", en mi estómago vuelan mariposas felices y, aunque escribe mi mano hilarante y segura, a mi cuerpo lo invade un manojo de nervios. Cuando pongo "Te quiero", los adornos estorban. No son sólo ocho letras, son dos joyas escritas, que se entregan a alguien que quizás se las ponga, esperando que alguien te responda con ellas. LAS MANOS Las manos son las flores; las caricias, los pétalos que salen de las manos y perfuman los cuerpos. Las manos son las flores más hermosas que existen y a veces las cambiamos por flores de floreros. Las manos, nuestras manos, ramos de cinco flores. Las manos, nuestras manos, sugerentes y únicas, que pueden hasta el fondo llegar de corazones si escriben con perfume que se llama ternura. Las manos, que se usan como transporte a veces porque parece poca cosa entregar las manos y no hay cosa más grande que nuestras manos puras. Cuando sabemos darlas, son el mejor regalo. Las manos, esas flores que nunca se marchitan. A veces arañadas, sudorosas y sucias. Que son siempre las mismas en los mismos jarrones y son siempre distintas sobre la carne tuya. HOMBRE RICO Hoy quiero ser el pobre más pobre de la tierra. Gritar ante la Bolsa: "¡Qué falso es el dinero!, que llena estanterías con libros de poemas y nunca se detiene a leer unos versos". Hoy quiero ser el pobre que, sin nada de nada, a la puerta de un Banco se ha quedado pidiendo un crédito a la vida perdida o aplazada para invertir en algo llamado sentimientos. Hoy quiero ser un hombre vestido de quimeras; con menos que el poeta de equipaje ligero. Hoy quiero ser el hombre más pobre de la tierra para que tú me quieras por otros argumentos. Hoy quiero liberarme de lo sustituible; de todas las cadenas que puse y me pusieron; de todo el decorado, que nos hace infelices, para mirarme a solas y verme pordiosero. Por fin me he dado cuenta de que no es importante tener lo que nos sobra, sino lo que valemos, y que sólo por nada es sincero entregarse y que sólo por nada somos seres auténticos. Hoy quiero ser el pobre más pobre de la tierra. Hoy... me quiero. FALTA UNA PALABRA Le falta una palabra a mi poema. Le falta la mirada a nuestro encuentro. Le falta una palabra muy pequeña, que todo me lo diga y en silencio. Es esa que te piensas, no lo dudes. No tienes que inventar ninguna otra. Mas no puedo escribirla si no sale del beso de los labios de una boca. No busques un sinónimo difícil, Es esa que te piensas, la conozco. Mas no puedo escribirla si no existe grabada en el encanto de unos ojos. Es más que una palabra esa palabra y, porque no la tengo, me la callo y espero que algún día me la escriban las plácidas caricias de unas manos. Me falta una palabra imprescindible para finalizar este poema, que dice sin decirlo la palabra y puede concluir cuando te vea. CORREO ELECTRÓNICO: rafadedi@hotmail.es

 

Si no fuera por ti

Si no fuera por tu vaso de besos,
Si no fuera por tus pechos de pan,
Yo no resistiría
Tragar y tragar y tragar.

Si no fuera por el cielo de tus ojos
O por la luna negra de tu pelo...
Si no fuera por la ropa de tu risa...
Si no fuera por el aire
Que nace en tus movimientos...
¡yo no resistiría!

Si no fuera por el fuego de la cama
Y por la calma de después de hacerlo,
¿para qué seguir tragando
más veneno?

No hay cárcel

No hay cárcel peor que ésa
De vuestro peso y altura,
Ni peores cadenas
Que las que vuestras manos os proporcionan.

Volar,
Atravesar montañas,
Navegar los mares...
Eso se puede hacer desde la cárcel.

¡Soñad! ¡Imaginad!
Aunque os muráis de hambre,
Encarcelados en vuestra figura.
El campo

Aquí arriba no tengo
Nada más que a la espiga;
Ancianos, que laboran
Los campos del recuerdo;
Cobijo donde sólo
Mi soledad habita;
El aire, sano, puro,
Y el plácido silencio.

Aquí arriba es abajo,
Según decís vosotros,
Pero yo no comparto
Los platicares vuestros.
Placeres y riquezas
Conozco a lo que obligan.
Aquí arriba es arriba
Por lo bien que me siento.

Respiro sus perfumes,
Escucho sus sonidos,
Camino hasta sus cumbres,
Retorno cuando llego;
Y espero que concluya
Mi vida en estos pagos,
Al lado del arado
Mis surcos escribiendo.


 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s
s