s
s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Samuel Cavero Galimidi
Nacionalidad:
Perú
E-mail:
Biografia
Vamos a jugar nios

Vamos a jugar nios
Aunque los campos talados
y la mano del hombre sin bosques
se vean como en sequa,
vengan, vamos a jugar!

Vamos a jugar nios
aunque ya no llueva
y la brisa parezca ms helada
sin ese grato aroma fresco
que siempre ola a follajes primaverales.

Vamos a jugar tomados de las manos
porque los nios siempre seamos felices
porque los flamencos pensativos
se queden con un jirn de prpura sobre las alas
y cuando el toldo negro de la noche se extienda
una suave palpitacin dormir en un latido.

Vamos, vamos nios a subirnos al cielo!
Con los flamencos,
tortugas
delfines
elefantes
y mariposas
salvados de toda exterminacin,
como flores vivas llenaremos el espacio
con innumerable vibraciones
de alas.

Canto coral a los Nios

I

Nios de todas las sonrisas y verdes esperanzas
Nios de las manitas trmulas
Nios alas de gaviota y voz de Kukul
Nios que no conocen los pronsticos del maana
Nios que hoy agitis banderas aurorales
y pasead antorchas con pasito marcial
Nios que lloris por tu co de papel, carrizos y algodones
Nios del trompo, la quena y la guitarra
Nios que besis la tierra amando la flor
el pollito, la abeja, el perro y los duendecitos
Nios que pintis corazones, cielos y mares despejados
Nios que marchad a los compases de himnos triunfales
Nios que hoy sois payasitos
maana nuestro futuro y promesa
Nios que corred tras las burbujas de pompas de jabn
Como mariposas que escapan del fuego sois
Nios que nos maravillan y sorprenden como peces
se que andis lustrando zapatos,
vendiendo flores, golosinas y peridicos,
se que andis cantando como gorriones,
leyendo, aprendiendo y amando el verbo AMAR
No pensis ms en las hambrunas y el fracaso
que cuando se estudia el pan es el amigo de la casa.
.
II
Nios mos salidos del asombro
Nios que sois mulos de las Nias Boa de Loreto
Nios mos que por unas monedas
Ponen sobre sus valientes espaldas
Maletas y canastos de panes,
Latones de agua y lea
Ojal nunca lanzacohetes y fusiles.

III
Nios que se estremecen como palomas
No pensis ms en las malditas guerras
Que las guerras: Estpidas guerras son!
La guerra con ustedes naci vencida y humillada
Sois de la Paz nuestros embajadores
Sus rostros -Oh, Dios!- iluminan todos nuestros sueos.

IV
Nios mos, nios, muy queridos nios
Como no podra cantarles si sois mi luz
Mi dulce y mejor compaa
Vamos a tocar con nuestras manos la luna
Vengan, vamos al sube y baja a jugar
Trepemos corriendo los columpios y toboganes
No os pongis tristes, no, porque el cielo est gris
La contaminacin, la polucin, los conflictos armados,
Todas, son asonadas peores que la lumbrera menor
Amenazantes voces de destruccin
La hicieron otros que no quisieron ser ms nios.

V
Hoy, mi nia de la mueca rota
Hoy, nio de la hermosa sonrisa y llanto
escuchad a la maestra que con sus lecciones encanta
te hablancomo Yo: El Caracolito
por La Paz ,
por el Amor
y el Maana
por eso cantarte como zorzal alboradas quiero
y besar tu frente y manitas agradecido
con estos versos que saben de sueos idos
que respiran humos y se cuecen bajo soles
que patean los odios, la basura y drogas
que duermen sobre los cuerpos del hombre crucificado
que en ronda de nios todava no ha muerto.

VI
Nios, amados nios, dijo Dios:
Produzca la tierra hierba verde,
hierba que de semilla;
rbol que d fruto segn su gnero,
Que su semilla est sobre la tierra.
Y fue as que se hizo para los nios el mundo.
Y Dios vio que era muy bueno!

El rbol

Pap muchas veces subi al rbol
para mirar el cielo
y con sus prdigas manos
rozar
las estrellas so.

Mi padre no quera dejarme
que entrara yo a cortar
Pap saba dominar a la culebra
como buen hijo de la Pachamama
y yo le acompaaba
mientras vea cmo l chacchaba
soplaba al rbol
abrazndome
y con cariitos, papito a la tierra le hablaba
!Shhhhhh!...
en voz baja:
Tierra, tierrita, nuestra linda tierrita.


Cuidador valeroso

Choje Huaccra me llaman
y soy pastorcito en el Cielo
no descanso nunca
con los mandados de Taita Orcco
soy su sombra y guardin.

Choje Huaccra me llaman
con un largo chicote
pongo orden a los animales,
los hago despertar all arriba
en el Cielo infinito
Y por si no saben, nios,
los hago orinar sobre las nubes
y que miren abajo
para ver lo mal que el hombre hace
con nuestro planeta contaminando
creando guerras y ensucindolo todo.

El Mar: Sueo de piedra

A Antonio Machado y Octavio Paz, desde el eterno silencio cmplice

I
Soy
el dado,
palabras y olas
mansamente
batiendo.
Soy los sueos de sal y arena sondome Ramss,
la niebla, los ojos ambarinos.
Tu olor -MUJER- es mi mar
y mi cuerpo, tu barca, Nefertitis.
Ambos somos agua de Amor.
Nuestros sueos ms distantes nunca acaban.
T eres mi crucero, mi fragata, mi corbeta,
mi barca de amor, mi chalana, mi galen.
Soy el mar sin nubes preadas,
un elefante enfermo.

II
Soy
el canto de
un nio perdido
vagando
por mi muelles, la Itaca de Lord Carnarvon,
oyendo el lamento del eterno valle
en las noches de cerrazn.
Soy el otro mundo,
horizonte verde-azul,
crestas y concavidades,
campo de espumantes olas,
bajo el cielo siempre cargado.

III
Duerme,
descansa
tus msculos.
Antes, dame tu agua,
estoy con sed de inmortal.
Duerme parada como yo duermo.
Anda ve, duerme el dulce sueo de la muerte.

IV
Ey!
Te conozco?
Me dirs cuando
despiertes, oh.diosa.
Claro que me conoces.
Soy el que oculta tus secretos,
lo que el sol corroe bajo mis vendas,
careando tu hermosa vagina y tus nalgas.
S, soy el mar: el mar, el mar, sueo de piedra,
la misma sal en tus ojos lquidos, sexo, camino sin fin.

V
Akenatn, con cul de tus hijas me quedo?
Con el cielo o con el mar?
Los dos son necesarios, vitales.
El cielo me da paz, recogimiento,
me ilusiona, me sacia, me levita,
me alegra, me mistifica.
Me brinda un sol caliente, hermoso fuego!,
se mete en mi piel con todos los grados del mundo.
Me da una luna bella, romntica, ertica.
que humedece en lgrimas contemplar,
y siguiendo a la luna sigo los pasos del amor.
Me da estrellas rutilantes luminosas, mis confidentes.
Me da nubes, aunque no lluvias a chaparrones.
Cmo me encanta la lluvia si estoy con Flor de loto,
no guarecido en una casa deshabitada,
con sus besos me tiene suspendida el alma,
hecho un arrepentido faran enamorado.

VI
El mar me trastorna, me subleva y vuelve libidinoso.
Las olas, aguas bravas, me mueven todo,
me embriagan y adormecen mis ojos.
El mar me da fantasas y nostalgias de Nilo,
inspira al poeta y al cantautor,
me cuece los ojos, me vuelve isleo.
El bramar de las olas y su estrellarse bravo en las rocas
me electriza,
mis poros se alborotan y se abren a l.
El mar me agita cuando los barcos se van sin m.
Me quito las vendas!
Su fondo tiene colosal altura,
est muy por encima de todo.Y yo?
Me quedo con el cielo y el mar.
Son dos mitades,
son mi corazn, mi vida, mi alma.
Los dos tienen que rer y llorar conmigo
en el dilema del vuelo entre dos amores.

Derechos Registrados de autor, Copyright
Samuel Cavero


El ltimo adis

El poeta ha muerto, hermanos
escuchad como taen las campanas
de las cuarenta iglesias
lloran y lloran los repiques
mientras multitudes dolientes de luto
van y van a misas
y al cementerio.

El poeta ha muerto, hermanos
en olor a tinta, sangre y capul
su boca es espuma de versos.
Vengan! Vamos a rezarle un Padre nuestro
y abramos todas las ventanas
que la ciudad no se eche a morir.

Qu importa por qu ha muerto
muri a las cinco de la madrugada
dicen que era Icaro el Prometeo
arcilla, manantial, candela, viento
su voz es dolor y verbo
msica en nuestro pueblo.

El poeta ha muerto, hermanos
sus versos son palomas mensajeras
escapan por nuestras ventanas.

Derechos Registrados de autor, Copyright
Samuel Cavero


La guitarra s llora dos veces

A Ral Garca Zrate

Tanta pobreza, Dios mo, hasta cuando?
Me morir y siempre habr pobreza
nuevos amaneceres, ferias
sueos, rezos y procesiones.
Me morir y vendrn
quienes celebrarn otros sones.

Cuando se es nio cun honda es la tristeza
mi recuerdo es la llaga de la nostalgia que bosteza
en calles y plazuelas de tardes perfumadas y sol-presa
con olores a huertos en limo,
chirimoyas,naranjas y lima.

Recordarlo me estremece el alma
cual palpitara en hornos de pan.
Me dice alguien: Poeta ten calma!
Y vuelvo a vivir en bruma de sonrisas
de cada nio sin guerra ni prisas
porque si no tienen pan
por lo menos tienen poesa.

Me morir maestro Ral,
Y usted tambin, s o s.
Ms tarde que nunca, si?
Nos moriremos! Al bal.
Hombres somos de carne y hueso
de huesos hmeros sin mucho peso
quiz primero yo, quiz despus usted,
pues no me cansar de repetirlo
somos efmeros de carne y hueso.

Hablan los retablos de misterios y sueos
y las talladas piedras de Huamanga.
Escchelas como hablan las piedras a sus hadas
son corazones calcinadas
en el viaje otoal, desnudas.
Nos moriremos, 'Adis pueblo de Ayacucho'
qu ms dolor insondable nos das.
Nuestra palabra se volver melodiosa msica
y t msica ser sagrada palabra en mi duelo
cantar eterno de almendrahadas.
Ambos seremos el viento, el soplo vital,
la lluvia que jadea los trigos al hospital.

Venga maestro del ande
venga a mis musas, ande.
que del ande venimos, ande
enseme a estremecer las cuerdas
de su hermosa guitarra con sus manos yertas.

Venga maestro, venga, monumento de talla,
toque con esas sus manos estremecidas
el dolor de su pueblo que el hambre es batalla
y yo le ensear mi otro canto que nunca calla
el de la palabra acuada con santa devocin,
pues sepa usted que msica y poesa
es un slo sentimiento en olor a pueblo y memoria,
son las mismas cuerdas de una frgil guitarra
que nos recuerda que toda guitarra tiene un fin
y un hoyo
donde nuestros dedos pueden resbalar.
y resbalar sin misericordia.
Mientras tanto -como yo- no se canse de decirlo:
tanta pobreza, Dios mo, hasta cuando?

Derechos Registrados de autor, Copyright
Samuel Cavero


biografia:

Samuel Cavero


Email: Solidarityhands@hotmail.com
Address: Avenida Julio C. Tello 660 , Dpto 301, Lince, Lima 14, Per
Biography:
Poeta y escritor peruano [Puquio, Ayacucho, 22 Julio de 1962]. Estudi la carrera de literatura y Lingstica en la Pontificia Universidad Catlica del Per [1983-1987]. Es periodista profesional colegiado. Fue aviador militar de carrera en su pas [1979-1989]. Estudi la carrera de Sociologa en la Universidad San Martn de Porres de Lima [1986-2001] Hizo su postgrado de Sociologa, Maestra, en la Universidad de Artes y Ciencias Sociales de Chile [ARCIS] y Paris Val de Marne [2002-2005]. Como escritor ha participado en el I Encuentro hispanoamericano de Jvenes Creadores en Madrid, Espaa [1985], as como en diversos congresos literarios, de historia, sociologa y poltica en Latinoamrica. Tambin destaca su participacin como poeta en el XXI Congreso Mundial de Poetas celebrado en Sydney [2,001] Sus poemas han recibido diversos premios literarios en Espaa y Australia. En cuanto a su carrera periodstica tambin ha sido exitosa, ha dirigido programas de radio y televisin en su pas. As como ha sido editor del Boletn de la FAP y coeditor de la Revista Aviacin [1983-1987] Es el Fundador y editor del sello Editorial Terra Australis con sede en Australia. Pertenece al Grupo Literario 'Palabras' y es el propulsor de un nuevo movimiento potico de vanguardia en este Continente.
Books:
Apocalipsis en el Colegio Militar [1981, novela]. Un Rincn para los Muertos [1986, novela]. Amaru o la Tentacin [1988, novela]. Nuestros Aviadores [1989, Ensayo]. Danzantes en Casa del Diablo [1986, coleccin de cuentos]. Gabriel no te Mueras [2002, novela]. Evita, vuelve [2,002, teatro]. El Mar: Sueo de Piedra [2003, Poesa]. Sociologa del Trabajo [2003, Ensayo] El Fuego: rbol desierto [2004, Poesa]. Ha participado adems en numerosas antologas, destacando la del Congreso Mundial de Poetas en Australia [2001, Poesa]. Antologas de narradores del Instituto de Cultura Peruana de EEUU [2003, Cuento-2004, Ensayo]. Antologa Mundial de Poetas auspiciado por el Centro de Estudios Poticos de Espaa [2003 y 2004, Poesa]. Antologas del Grupo Literario Palabras de Sydney [2003 y 2004, Poesa]. Ha sido editor de la antologa potica Luces y Sombras [2004, Poesa]. Tambin de la coleccin de cuentos Nosotros los Inmigrantes, Nosotros los emigrados [2004, cuento y testimonio]. Sus poemas en espaol han sido traducidos al ingls y francs, esperndose que en los siguientes aos los cultores de la poesa puedan difundirla en otros idiomas. Y es que para Samuel Cavero, defensor de los Derechos Humanos en su pas, intelectual pacifista: 'la poesa es libertad, es paz, es amor y no tiene fronteras'.
Awarding Career:
Ha obtenido cerca de veinte premios literarios que acredita su calidad en el campo de la novela, el ensayo, la historia, el cuento y la poesa. Se destacan entre ellos el Premio Nacional de Novela de la Asociacin Nacional de Escritores y Artistas del Per [Lima, 1986]. El premio Internacional de Ensayo 'Gabriela Mistral' otorgado por el gobierno de Chile, 1999. El primer premio de cuento organizado por la Asociacin Cultural Peruana Dorian Arts [Lima,2002], Movimiento Chileno de Victoria [Melbourne,200], Asociacin Colombia [Sydney, 2003]. En poesa fue finalista de una de las convocatorias del Centro de Estudios Poticos de Espaa [Madrid, 2003]. Entre las condecoraciones recibidas por el escritor figura la Cruz Peruana al Mrito Aeronutico que le fue otorgada en su pas.

Iguana
Quin no se siente cazador?
Tantas veces me he sentido cazador.
Yo por Australia andaba buscando amor
y el Diltjipuy me acorral.
'Ven', me dijo.
'Yo te liberar para que sigas buscando'.
As lo hizo. Me liber, mas no del Tiempo.
Ahora soy un viejo que acaba de nacer,
he nacido para los jvenes y nios.
Yo nazco siempre en quienes mis versos recitan
esperando contar la historia del 'hombre que.'

Desde entonces, amigos, as lo hago.

Habr un maana en que nia y nio
se acercarn a m y yo, tomndoles de la mano,
les dir carioso y erguido:
'No temis nios, al rbol no se le teme,
vengan conmigo,
vamos a caminar en la arena,
all es donde yo vivo,
all es donde mi cuento comienza'.

Tras las huellas primitivas

Oye el teatro universal que desde mi roca habla;
yo no tengo Waltzing Matilda,
mi cancin es el viento que en la noche alla.
Una lagartija se bebe mis sueos a la sombra del farol,
el humo es una densa y frgil mariposa.

Yo no soy el didgeeridoo que an hoy resuena,
no tengo un didgeeridoo para quien no me quiera or,
tampoco la sonrisa fresca para quien no me quiera ver
de un aborigen que se duele.

Nada tengo yo. Nada!
Ni tragos, ni cigarros, ni historia.
El aire es una rata sobre mi maderamen.
Mi frente es Corroboree: una historia colorada
decorada
infravalorada
por siglos de arena que danzan
al pensar en ti, Yarra,
y mi cuerpo, cuando duerme en su tallo,
es la gran montaa sagrada Uluru-Kata Tjuta
donde siempre me hallo en Ayers Rock tan dinosaurio
sondome esculpido como Oenpelli en el Mundo.

Dingo
Dingo de la noche, mi perseguidor,
baado por todos los odios del mundo,
t eres mi dulce adrenalina,
enfadado animal tridentado;
tus fauces, fauces son:
la furia y persecucin
del hombre por el hombre
cuya orden no ha surgido
del interior de la montaa sagrada.

Dingo de la noche: T!
extraviado por el hambre,
tus fauces, enormes fauces son
sin perdn ni reconciliacin,
mientras yo cambio de forma,
me escurro en el tren y el bus,
me desmorono en el suelo
y mi cuerpo fluye caliente
sobre la arena siempre roja.

Cenizas
Hasta m vienen y van como polen,
se desparraman en mis nudos, amn,
de energa csmica que a nosotros, Al,
reclama por la violencia en el Planeta azul.
Cmo soplan en el fuego esas cenizas!

Hasta m vienen y van los hombres y cangrejos
apurando el desfile sobre el desierto.
Y mientras todos ellos vienen y van,
-los del amn, los de Al y del sorry-,
yo recuerdo al poeta y a quien me lee:
'Hay en el mundo quienes nos patean
y cuando lo hacen lo ejecutan con furia
cautela, arrogancia, cinismo, y en su lengua
no siempre nos dicen a los pateados: Sorry'.

Karijini y Kakadu

T, Karijini
eres como mi corteza
rugosa piel que al cielo
hace muchos milenios
escalar sin la mano del ngel quiso.

T, Karijini
no eres como Kakadu
dormido cielo rojo en un manto de aguas y nenfares
no; tus rocas son siempre encendidas.
Ambos somos fuego.
Cuando me escalan
quienes me visitan a diario, ellos me abrazan fuerte, me besan
y con la victoria de haberte escalado, Karijini
-con la rubia Daphne, todo corazn al fuego, tanto como Helio-
yo, rbol desierto, los premio.

solidarityhands@hotmail.com

 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s
s
s