s
s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Margarita QUINN
Nacionalidad:
Estados Unidos
E-mail:
Biografia
LIBERTANGO Y OTROS POEMAS [poesa, seleccin]

2

Observo tu actitud, el asctico corte, la poda sin sangre, surge un poema

4

Si estas lejos, el atelier, espacio soberbio que atestigua, insistir en su pertenencia

7

VIEJO MUNDO. A quin le importan tus MUROS.

No nos invaden tus rencillas,
tus huecos,
tu seca incongruencia

11

Pensamientos, conexiones, jeroglifos

13

Taller: Aqu se prepara la guerra al viento

14

Me enfrento al tiempo, el pasado acude. El presente, guerra en la ciudad, oscuridad: huida

15

Una economista y un msico coinciden, pactan, languidecen en opciones subversivas, reconstruyen otro plan divino.

17

Se detuvo el da.
En el vaco estmago, la opcin por el dolor, el malestar, desdicha.

20

NOTICIAS EN TV

Mahmud Ahmadinejad dijo en la Universidad de Columbia
'No hay homosexuales en Irn'
En Irn, No hay.

22

Tambin mo, cuando en sombra produzco en tus unciones tembloroso ptalo

31

Si no vuelves, fundar una religin, rapar mi cabeza, crecer su altar el esternn del xido

35

Hace tres siglos, la tercera ciudad ms importante del nuevo mundo. Destruida su prosperidad en un solo da. Hoy paraso olvidado. Bugambilias, volcanes, adoqun que recorre el polvo. Escucha los idiomas del mundo [no solo esos] tambin Maya, Xinca, Garfuna y otros dieciocho en lengua hertica. Antigua Guatemala: interseccin singular.

LIBERTANGO

Por las callejuelas de Valparaso o Buenos Aires, baja la composicin en ascensores o bicicletas robadas. Piazzola. rganos cansados, bandonen. La vida que se fue. Hay otro ladrillo en la pared.

TESIS

Religiosidad blica, calentamiento global, ciudad incmoda. Resultados de escritura.
___________________
[microrelatos]

IRENE

Por el recorrido de la caera del calefn reciba el transitar, las conversaciones, en casa de Irene. Mi vecina, en el edificio de apartamentos, construidos con un plan especial para gente de barrio abajo. Ella era una pelirroja, llena la cara de pecas, de ancha boca, bella voz y gesto de italiana del Sur.

Mi seguimiento era al misterio de que ella --con su apartamento en regla, sus grandes fotos de cuatro hijas decorando el dormitorio, y ese marido tan pijo, engominado, ojiazul, metido en su vestn, vendedor-estrella-- era infeliz, porque semejante cuate, padre atento, se meta de amante con cuanta secretaria.

LA PROCESIN

'Acurdate de tu creador, en los das de tu juventud, antes de que lleguen los malos das...'
La msica de banjos y tringulos, avanzaba hacia la Catedral alternativa [la de los renegados de Roma, esa de Alameda y La Pila del Ganso] Todos los domingos a las tres en punto, cuando por fin haba decidido tomar en serio, mi estudio de Probabilidades o Micro, comenzaba el desfile, la alabanza, la mitvot.

Maldeca, pasaban horas, seguan impenitentes los compases y el martilleo del pastor:
'Acurdate de tu creador, en los das de tu juventud, antes de que lleguen los malos das...'
Muchos jvenes, mujeres, hombres y chiquillos. Saba que en otro barrio, la tarde de domingo deba ser, soporfera, sin encono, sin rencor y ese amargo sentimiento desclasado.

TANGO

Mi abuelastro no era hombre de bisexualidades. Su metro cincuenta y seis era suficiente altura para empinar talla, mal carcter y ensoacin. Su madre muri en ese decimosptimo parto. Le amamant su hermana mayor y a los nueve aos de edad, arrib al diario laborar. Yo le observaba, le estudiaba y copiaba un poco su ademn de dueo de la Quinta Sarita y radioescucha. Cantaba Cambalache en la recorrida diaria, para cerrar innumerables postigos.

Me ense la Internacional mientras me comentaba de conquistas de obreros que como l, en una maestranza, trabajaban la carpintera de los vagones de primera, segunda y tercera clase, del Tren Expreso Santiago- Puerto Montt.

GONZALO G.

Profesor de profesin y escritor de libros de autoayuda, best seller en la Feria del Libro. Su caminar deca de su sexualidad recatada y sinuosa. De dnde sac semejante esposa? Un mujern de pestaas enormes, perfecto color blanco, con retoque de polvo ANGEL FACE, cinturita y enormes tacos, casi un travesti. Consegu con gran esfuerzo colarme en el apartamento de su madre, al que alguna vez arribaban. La vi de cerca, era una mujer. Tenan una nia, su hija. Qu enfermiza manera de husmear la ma.

biografia:

MARGARITA QUINN
[poeta, narradora]. Obra: SOBRE ESPACIO QUE ATESTIGUA [poesa], TREN AL SUR Y OTROS RELATOS [microcuentos]

Existe una poesa desde la no-poesa? Es posible el Testimonio[no-ficcin] desde la ficcin? Dnde estn las fronteras que separan un gnero del otro? O es la literatura actual un caldo donde sobrenadan todas las especies? La escritura de Margarita Q. est instalada en una zona hbrida del espacio literario.

Injertando en sus estructuras ciertos restos [ partculas] de la tradicin potica, sta autora [Chile, 1955] consigue reanimar pequeos bloques de lenguaje, y ofrecernos una esttica singular, ecunime, donde la experiencia humana se vuelve denunciante, lcida.

Sus ejercicios muestran la funcionabilidad de las buenas mezclas, mas all de experimentos vanguardistas. Segn confiesa, 'lo que importa es traducir, decir la realidad; convertir, como sabia Baudelaire, la mierda en oro, sin perder un pice de intensidad, de credibilidad' Para ello se aventura en un gnero, no por reciente menos peligroso: el prosema. Suerte de invencin, prima del microrrelato y el poema en prosa, que ejerce con maestra y solidez indiscutible.

Cuando la sociologa y la afectologia se nutren de ficciones [absolutas o no], el resultado es una literatura sui generis que, sin perder su densidad, dialoga con los hombres y las cosas de manera orgnica. Y es que su microscpica y extraa literatura, adviene no ya como critica social, sino como 'correctora' de una realidad tan pasiva como atroz, donde el sujeto [autor] busca y encuentra el modo de expresar arraigos, desencuentros, alarmas, dichas y terrores, mas all del tamao de su obra.

margaritaquin@yahoo.com

 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s
s
s