s
s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Alberto lvarez Gonzlez
Nacionalidad:
Venezuela
E-mail:
Biografia

El Ánfora de mis secretos
[confesiones de un dios]


I

¡Aquí estoy!
Presuntamente feliz porque soy un dios. No obstante,
mis lagrimas de fuego han abierto surcos en mi faz.
Surcos que no se regenerarán, porque su esencia es
el dolor profundo. Dolor de inocencia

una criatura pequeña
al pie de mi altar rezaba,
que le extendiera la vida
a su madre agonizada
[como si el pequeño estuviera listo para lanzarse solo a la vida]

y entonces yo, me preguntaba:

¿por qué ahora el candor
que antes era inmortal,
se ha transformado en dolor,
en un engendro letal?
[alimentando perversidades y deseos de ejecutar]

las sonrisas que en los rostros,
antes solían pacer,
entre el hambre y el placer,
se han hecho muecas de monstruos

[monstruos que salen del closet pero son invisibles al ojo humano]

II

Estoy mirando fijamente a la avaricia y al egoísmo,
liarse a puñetazos. Cada vez hay mas sangre en el
campo; y es tanta la intensidad de ambos, que la
batalla podría durar, semanas, meses, incluso años

otra criaturita se postra,
llorando sobre el altar,
ofreciéndome su vida,
a cambio de esperanzar

[¿Cómo acepto yo semejante oblación de manos de la inocencia?]

susurro en su corazón,
que esperanzas él tendrá,
que no existe una razón
para su vida acabar

[y sin embargo, un adulto sería incapaz de tal sacrificio]

tengo el rostro tan marcado,
por lagrimas de dolor,
que causaría terror,
si apareciera a su lado

[así que sólo musitaré palabras de amor y esperanza a sus oídos, y le daré luz]

III

El Ánfora de mis secretos, reboza de oportunidades
perdidas, oraciones de niños en pena y desolación;
acciones prohibidas para los dioses, y un sinnúmero
de peticiones vanas de adultos superficiales y vacíos.
Hoy cansado de su peso, vuelco el ánfora en el suelo
del Templo, y escudriño lo que vale la pena considerar.

peticiones de criaturas
que brillan de honestidad,
manifestaciones puras,
con suma sinceridad

[sólo las espontáneas pues las incitadas por adultos son quemadas en el fuego sacro]

besos de madre a infantes,
reciben trato especial,
sus oraciones constantes,
han sanado mucho mal

[el Bien en el mundo, es medido por la devoción de las madres, sus consejos y sus sacrificios]

con mi Padre había hablado,
para abandonar el puesto,
pero si yo no hago esto,
¿a quién pondría de encargado?

[a fin de cuentas, estoy tan unido al sentimiento y necesidad humanos, que por ello fui nombrado: Dios de Gaia]

Copyright ©Alberto J. Alvarez G.®2007

Juicio en mi alma
[confesiones de un soldado]


párpados cayendo,
el peso del sueño,
memorias dolosas
me hacen su dueño,
tratando de huir
de los retratos del pasado,
queriendo morir,
con tanto vil pecado

veía sus ojos
con dolor humano,
mis rudos instintos
cortando sus manos,
gritos de su madre
rasgando los mitos,
de la gallardía en este
soldado

no tenía control
sobre mis acciones,
vampiras bayonetas
desangrando emociones,
el sargento grita:
\'rómpele los huesos,
pártele la crisma,
que no quede ileso\'

mi rostro se llena del
líquido rojo,
el mismo que llevo
dentro de mi cuerpo,
¿vendrá un enemigo
con todo su arrojo,
a cortarme el alma
cuando yo haya
muerto?

\'fuego en la trinchera!\'
grita un camarada, y
explotan en tierra,
algunas granadas
niños chillan: \'mamiii,
¿a dónde te has ido?
mi hermano pequeño
se encuentra perdido!\'

hecatombe cesa,
sobre aquella aldea,
ni un alma les reza,
sólo hay preseas,
vítores y risas,
violando inocencias
sin razón alguna,
macabra apetencia.

en la oscura noche
que invade la calma,
horribles reproches
saltan de mi cama,
fantasmas sombríos
caminan a rastras,
pernoctan conmigo,
hasta la mañana

es mi sufrimiento,
en el juicio, testigo,
de la guerra enferma
que habita en mi alma,
viene el veredicto
a mi mente insana,
condena irrestricto
el mal deplorable,
no teniendo excusas
declaro: Si! culpable.

Maldita! guerra maldita!
que todo destruye,
que todo nos quita,
que todo lo acaba,
hasta la humanidad bendita.

Copyright ©Alberto J. Alvarez G.®2007

Muerto en vida

Con odio rasga la mortal espina,
garganta suave del amor vencido
inunda sangre del honor herido,
sacuden vientos, tempestad vecina

La noche clava su puñal profundo,
un llanto fútil, mi gemido riega
dolores pintan esperanza ciega
sufriendo queda mi perdido mundo

Las rosas negras decorando lecho,
con rostro triste del cariño muerto
las manos yermas, confundido pecho

Angustia llega, con saber de cierto
aun teniendo corazón maltrecho,
muriendo sigo, pues estoy despierto

Copyright ©Alberto J. Alvarez G.®2007

biografia:

Nacido en Caracas el 17 de Mayo de 1957. Hijo de Actor y Licenciada en Bioanálisis.
Graduado de bachiller en Ciencias,en 1977. Cursé estudios de Arte Dramático en la Escuela Funcional de Teatro
\'Gonzalo J. Camacho\', Trabajando también como Asistente de Dirección, Luminotécnico y Sonidista. En 1981, Fui Becado para Los Angeles, USA, donde obtuve Mi Licenciatura en Artes[Mención-Producción-Dirección de Cine y T.V.]
Trabajé en el Cine Venezolano con mi padre[difunto]Alberto Alvarez. En 1992 me fui a Japón para aprender un poco de su cultura, aprendí Haiku y Shodo[Caligrafía Japonesa] Allá trabajé en Teatro[en Japonés]TRabajé como voluntario en el Centro Internacional de Hiroshima, ayudando a otros extranjeros en Japón. Fui cantante de Jazz, Bossanova y Blues durante 3 años. Al divorciarme de mi esposa Japonesa, regreso a mi país, y me dedico a la enseñanza de Idiomas. Lo que actualmente continúo haciendo. Siempre he estado ligado a el arte y en especial a la escritura. Mis primeros poemas los compuse cuando tenía 12 años. Mi Padre, quien fue un gran poeta, sirvió de ejemplo para mi. Aun me considero un poeta en formación. Sigo aprendiendo, y se que aprenderé todavía más en lo que me resta por vivir. Tengo dos hijos[que viven con sus respectivas madres]Claudio-Ryusuke[25]vive en Japón, es mitad Japonés. Sué Daniella[4] quien vive en Venezuela.

daikryztalryu@gmail.com

 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s
s