s
s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Michell P. Jarrn Prez
Nacionalidad:
Perú
E-mail:
Biografia

PREGUNTA AL SILENCIO

Déjame alzar mi voz y gritar al mundo.

Permíteme extender mi mano
y alcance un pedazo de cielo
destrozado por tu odio hacia mi sangre.

No entiendo la caminata,
ni razono sobre sus pasos
cuando van atropellando corazones.

No es igual el día de hoy
al ver un cielo oscuro y cuarteado
por uñas enemigas de la paz y esperanza.

No es fácil aceptar el cambio de manos,
cogiendo un rifle o un revólver
por una caricia en el rostro de un niño.

No es simple caminar por el pasillo
y encontrar pedazos de sueños
regados y ensangrentados
arrancados sin piedad de los recuerdos.

No es fácil reír ni llorar
por ver perdidos los deseos
en las desgraciadas armas
de inhumanos pensamientos
que pugnan por perforar y eliminar
los pensamientos níveos
de indefensas mujeres y niños,
que cometieron la única osadía
de querer vivir para siempre.

Déjame derramar una lágrima,
quizá la última al escribirte,
la única que mis frígidos ojos
liberen antes de decirte
cambies tu odio por una caricia [una sola]
a un niño que desde mucho
la espera de tus manos enemigas.

EN BUSCA DEL PARAÍSO

Mirando las escaleras de la plaza
buscaba el mejor lugar de descanso.

Ni un pedazo de jardín parecía necesario
frente al oscuro cielo del cansancio,
conseguido entre las callejuelas
del bullicioso suburbio de la ciudad.

Detente un poco. [sí, sólo unos minutos]
le exhortaba a mis pensamientos
por conseguir la acariciada siesta
durante el fin de semana castigador.
No pienses más [por favor, no lo hagas]
porque el grueso cristal de la casona
pertenece al niño que busca sombra.

Persisto, si puedo por un instante,
escalar las paredes de la catedral
y reunirla cerca de los demás objetos
para guardarlos en mi bolsillo.

Una caminata más [intenta levantarte]
será lo necesario en la búsqueda.
El cielo añorado, estando celeste,
servía a mis instintos humanos
para alzar los ojos y hallar sosiego,
al menos a mis temores de niño
cristalizando los proyectos de hombre
revueltos todavía en mis bolsillos.

Ni siquiera el mapa con el aspa
marcó el camino hasta la casa,
ni levantó mis pies en el ómnibus
cuando gateaba en el regazo de mis recuerdos
persiguiendo una sagrada intención,
envuelta ahora junto a mi reloj
y llevada como marcador de pulso
con los ojos vendados y frígidos,
con la Biblia en la mano
y el cigarrillo entre los dedos,
engañando a mi corazón incrédulo,
incierto de recuperar el paraíso
sembrado desde los quince años
en las hojas blancas de mi poemario.

EL SUEÑO BAJO TIERRA

Poco a poco avanza la sombra
y trata de borrar por cinco segundos
la huella sembrada en la orilla
después del verano de la vida.

No hay sombra, ni siquiera penumbra,
hoy después de morir.
Ni siquiera el oscuro deseo
ni la negra intención dormida
permanecen puesta donde nací.

Poco a poco se pierde el hueso,
el cartílago, hasta la piel seca.

Con el olor a moho de la tierra
se hunde la última razón de respirar.

La lampa que sirvió de cuchara
se pierde en la hierba arrancado con todo,
borrando la línea suave del féretro,
ahogando la huella durante cinco segundos,
antes que llegue la hora de la sombra.

biografia:

Profesor de Lengua y Literatura. Tengo a la fecha 31 años de edad y escribo poesía desde los 15, así como algunas obras narrativas, en especial el cuento. En la actualidad trabajo como docente en un Instituto de Educación Tecnológica, dictando los cursos de Ortografía, Caligrafía y Redacción Documentaria en general.

En el año 2000, edité mi primer poemario titulado \'Cinco amores de un poeta\' y trabajo en la edición del segundo. Dirijo el Centro Literario del Sur [CELSUR], entidad cultural dedicada a difundir la cultura en el sur del país y cumplo la función de secretario de la ANEA [Asociación Nacional de Escritores y Artistas] - Filial Chincha.

michelljarrin@hotmail.com

 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s
s