s
s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Luis Carlos Ramrez Lascarro
Nacionalidad:
Colombia
E-mail:
Biografia

SEQUÍA

A Pili, mi papá.
Aquí,
en caminos perdidos
en la sabana caribeña,
colombiana,
sólo a veces,
el agua, va cayendo
sobre las hojas,
milenarias,
dibujando
la edad del tiempo,
y su nostalgia.

Aquí
se encuentran
cenizas de caminos,
sobre el viento,
las pieles, las almas,
como un poema
que plasma en los poros
nuestra historia autóctona.

De aquí
-de nuestras historias -
los ríos de la sabana caribeña,
tomaron otros rumbos
y otros sitios y otras angustias...

El agua
sólo conoce el cielo
y la tristeza,
y a veces salta entre los brazos
- de tanta soledad -
y la brisa calurosa.

Aquí,
los ríos - nuestros ríos -,
bajaron, hasta el tuétano
de nuestras almas,
para que el dios
de los aborígenes
pudiera hacer realidad
sus más mínimas ansías.

HOLOCAUSTO
A mi tío Orlando.

Este hombre es un pueblo
enorme
intransigente
indomable
tierno
vulnerable, como todos
vertical
y hoy es el último día de su telúrica esperanza:
Aún no lo sabe, es cierto: Miedo no es su nombre, terror no es su apellido:
La saña de la muerte se enfila
ponzoñosa
en las paredes grisáceas y el vocerío de las gentes:
Calcula. Piensa. Ensaya.
El ánimo de la victoria brillante le inmuniza a cualquier presagio y al sueño:
Nunca más verá ese sol triste detrás de los cerros añejos
ni su rostro indígena inundará ya la plaza con su firmeza mineral:
Va a morir sin darse cuenta ni haberlo pensado este último de sus medios días de gigante quimérico y nostálgico: Sobrenatural.
Es su voz el eco de otras urgencias
ignoradas
desconocidas
burladas
es su sueño la pesadilla cotidiana de los dos
países que le hienden el alma:
el ansia del pan, la sal y el azúcar
los votos, las influencias. la mierda!
Es un medio día como otros antes del holocausto:
Son las dos, un poco más, y el alma se le esfuma con la misma fuerza estruendosa
de su verbo y el disparo escupido de la nada imprecisa de la Jiménez.
-hace poco había marchado, en silencio luctuoso, por estas mismas calles lúgubres andinas -
Ha sido el crujido y el chirrear de dientes!
El sordo rumor estremece los quicios y revienta ventanas:
Un solo rugir de entrañas furiosas recorre calles y trochas
valles, cumbres, vidas y muertes.
Una ira y un dolor sin género, edad ni condición:
Un sentir irreflexo con el brillo y la potencia de la venganza en los ojos desorbitados:
La sangre, el fuego y el pánico se han expandido
tan pronto la muerte ha urdido su caótica madeja.

Este era un hombre, digo:
mataron a Gaitán!

In memoriam, Jefe.

XXIX
A Eliana, mita.

Tasar la línea que atraviesa tu espalda, es
trazar la curvatura del tiempo
galopándote.
Ir desatándote nudos:
Perder.
Extraviarse.
Volver, saciado de ti,
con el rocío de la infinitud
entre las manos.

biografia:

Nacido en Guamal, Magdalena el 29 de Junio de 1984.
Técnico en Telecomunicaciones y estudiante de Ingeniería Electrónica.
Autor de los libros aún inéditos: \'Tu o Del amor y sus demonios\' y \'Confidencia\'.

ramirez.lascarro@gmail.com

 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s
s