s
s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Fernando Cassamar
Nacionalidad:
Perú
E-mail:
cassamar@mixmail.com
Pertenece a la Directiva
Biografia

Fernando  Cassamar

Sub-secretario Nacional - Perú

Escritor,artísta plástico, músico, nacido en Lima, colabora en diversos medios del Perú y el extranjero... 

cassamar@mixmail.com

Necrología de la resistencia

La cultura sufre de hambre
No nos evadamos
Se nutre de nosotros.
La imaginación es redención para resistir
Despierta
Rescatémosla de este nuevo naufragio.
El arte es creación
Vía para una nueva conciencia.
Salgamos
Que el arte tome las calles
Que tome las plazas públicas
Los antros
Los lupanares
Que circule por las arterias de Lima bombardeada
Que respire gases lacrimógenos
Que llore con nosotros
Que vomite
Que no se rinda
Él también puede luchar contra dictaduras
Puede amar a esta patria que se desangra.
Avancemos juntos mientras ellos disparan
Mientras quieran matarnos
Ahora el arte es un revolver
Responde
De tus venas fluirán balas.

[Lima, julio del 2000]

Septiembre Negro

En el frío y dulce hotel dijiste, 'Fui Yo',
y te di la razón sonriendo
Tiempo después.
sumido en esta angustia de muerte,
contemplo el dolor de miles de inocentes
/ desangrándose,
naciones carbonizándose
mientras pretenden arrancarnos los ojos.

Qué hacer en este Universo,
en el que todo se transforma
Donde tu rostro se multiplica en cada imagen,
atormentándome, masificándose
Donde todos parecen alistarse en las filas
/ de los verdugos
unificándose.

Y yo,
sintiéndome desahuciado
sin ti.
Como un planeta
/ condenado a estallar continuamente
/ ante tanta ausencia,
soportando el horror de no poder soñar,
mientras la explotación, la pobreza y el llanto
/ de los olvidados,
hacen reventar mis oídos.

Y pretender vivir,
vivir pese a que este desdoblamiento
resulta más feroz que la muerte.

La sangre también impide respirar,
nos asfixia
Los imperialistas nos la proveen
fría y raudamente.

Los asesinados en esto no mienten
Nos estamos quedando solos
y tú te estás abandonando,
nos estamos quedando solos
y la maquinaria de coerción continúa
/aplastándonos.

Aquí ya nadie consigue huir
sólo suspiran y de repente desaparecen
Y si he de partir ahora,
sumido en esta enfermedad mortal,
quizá deba planificar mejor este final
y servir a los sueños de los vencidos,
de los segregados de la constelación de la suerte,
de los que no se rinden,
y ser un piloto de avión
sobrevolando la Casa Blanca
o un palestino hambriento, desterrado,
caminando por las calles de Tel Aviv,
con el cuerpo revestido de explosivos,
con el cuerpo cansado de morir a cada instante,
con el cuerpo lacerado,
entre asesinos, misiles y bombas Made in USA
y estallar, estallar en ellos
¿Por qué?
Porque sólo los débiles pierden
el aguijón cuando se defienden
y ese aguijón es la vida
Eso es lo que a los demás les estorba.

[Lima, setiembre del 2002]

Canción de otoño

He tomado de este barro
para modelar tu cuerpo.
Lo acaricio dulcemente,
Me detengo en tu dorso terso,
En tu faz reluciente,
En tus senos centelleantes,
En tus piernas, en tus manos,
Incluso en tu cabello,
No hay motivos para no seguir,
Le doy un soplo suave para ver si regresas,
Pero te disipas,
Te disipas como las cenizas de este feroz incendio
Al llegar la ventisca del otoño.

Es la primera noche del nuevo año,
Las marionetas arden en la ciudad oscura.
Las llamas exaltadas
danzan sobre sus cuerpos harapientos.
Sus cabezas explosionan igual que sus ridículos vientres.
Pero sus rostros permanecen puros,
Con esa sonrisa límpida que no cesa,
Que se resiste a transar con la nausea del mundo,
Y pactar con el dolor.

Pero tú estás lejos,
Observando la nieve reluciente,
Construyendo la forma y el sentido
/ en tus delicadas manos.

Ahora, el viento nos atrapa.
Soy un ser desdichado y frío
/ deseoso de tocarte vida mía,
Contento de sentir tus tibias manos
/ en mi rostro níveo.
Con mi nariz de zanahoria,
Mis brazos de ramitas,
Bufanda y sombrero de fieltro negro.
Ansioso de tu alegría Hada querida.
Como un muñeco que suplica ser niño
Sólo para abrazarte.
Pero te alejas.
Y yo me quedo solo.
Siempre solo.
Y quizá cuando el sol empiece a derretirme
Sabrás que el mundo conmigo ha llorado,
Y que el dolor es el mismo en todas partes,
Y que es más fácil renacer y ser feliz
Que resistir y no marcharse
Cuando la vida te asfixia.

biografia:
Escritor,artísta plástico, músico, nacido en Lima, colabora en diversos medios del Perú y el extranjero...

cassamar@mixmail.com

 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s
s