s
s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Enrique Godoy Durn
Nacionalidad:
Guatemala
E-mail:
enriquegodoyduran7@gmail.com
Biografia

Ha nacido el Redentor

Brilla cual cirio de plata
la luz que alumbra el camino.

El Niño duerme sereno.

María, su Madre Santa
hace el nido entre sus brazos
para mecer al infante.

Arrebato de campanas.
Bronces viejos que repican
anunciando por el mundo:
\'¡Vengan todos a Belén!
Ha nacido el Redentor\'

¡Ay Belén de muros grises!
Portal de la fe cristiana
vas a encontrar a tus puertas
la oración de la mañana
la mirra de las plegarias
y el rocío de otros lares.

[En algún lugar del mundo
de hambre y frío fustigado
sin que nadie quiera verlo
un niño pobre se muere
en los brazos de otra madre]

A Federico García Lorca

La noche lleva luceros
De mil cristales heridos
Y el grito frío del odio

Rasga la faz del camino.

Guardias civiles borrachos
Roban cruces del calvario
Y el cuerpo de Federico
Ya presagia sus heridas.

La Sierra Nevada ofrece
Responsos de soledades
El viento trae prendidos
Los aromas de Granada.

¿Quién escuchó sus gemidos?
¿Quién conoció su amargura?
¿Quién le quitó las espinas?
¿Quién cavó su sepultura?

Guitarras del cante jondo
Nostalgias del Guadalquivir
Vos que se pierde en Granada.
Para nunca más volver.

Los moros se van llorando
Lejos de las morerías
Por las riveras del río.
Se encienden las caracolas

Sevilla viste de luto
Agonizan los jazmines
Mil toros de negra pena
Perfilan la serranía.

Córdoba y Huelva repiten
Su nombre con un suspiro
Málaga, Jaén y Cádiz
Llevan la pena escondida

Almería enciende velas
Con versos en las ventanas
Fuente Vaqueros repite:
“¡Ay, Federico que duele
No encontrarte en las espigas!”


CÓMO QUISIERA

[Del poemario: Palabras Viejas]


Cómo quisiera escribir los versos que no escribió Neruda.
Escribir en el centro de mis manos tu nombre para siempre.
Encontrar en la luz de tu mirada, la llama prometida
y nombrarte, voz adentro, voz profunda desde el alba.

Porque el tiempo lastima los recuerdos,
tus ojos me los llevo en las pupilas.
Porque tus pasos dejaron huellas en mi alma,
me amarro a ti con un cordel de sueños.

Siempre estás presente en mis momentos,
en el gesto involuntario para verte,
en el nombre que en silencio yo te grito,
en el adiós que me acerca a tu distancia.

Puede ser que mi amor hoy te sorprenda,
que te impregne de misterio mi palabra
…y adivino en el temblar de tu mirada,
el deseo de fugarte entre mis brazos.

No toques la herida que me duele,
no hieras con la duda,
no partas por caminos sin estrellas.

Si existen en tu vida nuevos sueños,
entonces, sólo entonces, callaré mi lira,
buscaré los poemas de Neruda,
y como en salmo responsorial me iré diciendo:
“puedo escribir los versos mas tristes con tu nombre”

PALABRAS VIEJAS

[Del poemario: Palabras viejas]

Son las mismas de ayer
Palabras viejas
Sacudidas por arpegios
De recuerdos, de ilusiones.

Son las mismas de ayer
Palabras viejas
Las que escribo en mis sueños de poeta.
¿Quién las quiere escuchar?
La casa sola
El viento que se filtra por rendijas
El perro del vecino…
¿Quién las quiere escuchar?
¡Palabras viejas!
Sentimientos de amor y de ternura
Testigos de dolorosas despedidas
De naufragios sin rescate
Pero…
Son las mismas palabras
Que regresan de nuevo aquel instante
Cuando pronunciaste mi nombre
Mitad queja, mitad grito
En el silencio azul de aquella noche
¿Recuerdas?
Cuando tú, gacela tímida, asustada
Te refugiaste en el nido de mis brazos
Y bebimos gota a gota, el agua del placer
En el río de los sueños realizados
¿Recuerdas?
Temblaron de pasión nuestras dos almas
Nuestros labios se buscaron
Se aferraron satisfechos…
¡Que gran momento y que locura!
¿Recuerdas?
¿Quién las quiere escuchar?
¡Palabras viejas!

A tí

En el talle delgado de América Latina
Equinoccio virtual de primavera
Dios nutre de leyendas y de aromas
Paisajes de mística belleza
Que te colman de donaire hasta su altura
Tu figura sensual hecha de tierra

Se engalana con mazorcas de maíz
En el verde huipil de los volcanes


Y en las tardes de armónicos reflejos
Me invade la nostalgia de tu ausencia

Privilegio es nacer en tu regazo
Mitológica, extraña tierra Maya

Tu voz intensa de hormigo en la marimba
Resuena en el plumaje verde-azul de tu montaña
Donde el quetzal traza su vuelo libertario
Bajo el manto celeste de tu cielo
Y la sangre de Tecún vibra en mi sangre

Ya el arado del amor va abriendo surcos
Ya germinan de nuevo las semillas de la paz
En un nuevo amanecer para la patria

Hoy tu suelo se nutre de esperanzas
Antigua y señorial
Amada para siempre Guatemaya
Amada para siempre, tierra mía.
Amada para siempre Guatemaya

POR UN SUEÑO

Por un sueño entre tantas tempestades
Con el paso apretado de la vida
fui de prisa, sin brújula ni estrella
tras la llama ancestral de tu sonrisa...
Y así te sorprendí tal como eres
Fuego vital que nutre nuestra hoguera
y levanta, sin prisas, sin agobios
Los muros de pasión y de ternura
Hace ya tantos años que presentí
tu llegada, etérea, apenas cierta
Y guardé los instantes más hermosos
por los siglos de los siglos
que he amado
Hoy, la vida me lleva en remolinos
Me arrastra tras el sino de tu historia
como lleva el huracán la barca leve
por la azul tristeza del mar que tanto añoro
Y todo por un sueño...
Esperar tu voz de surco y de camino
Tu presencia de límpida ternura
En este extraño presentir que tu me quieras…
Hoy te entrego mi ser en contra lágrima
para hablarte de secretos, de misterios
Y el caudal de pasión que busca un cauce
en este absurdo instante, que sólo puede ser
Como lo sabes
Un sueño compartido en nuestra historia

DE HIEL, DE TIEMPO Y HASTÍO

Ni me nombres, ni te nombro
Tres cruces quedan clavadas
De hiel, de tiempo y hastío
Ni tu persigues estrellas
Ni yo persigo tu nombre
Esto que fue ya es historia
Tres cruces son las testigos
¡Hasta aquí llegó el camino!
Ya no podrán lastimarme
Tus puñales de discordia
Y por favor te lo pido
¡Ni me nombres, ni te nombro!
Tres cruces quedan clavadas
De hiel, de tiempo y hastío...

CON MEMORIA

Guatemala tu tierra fecunda
La promesa que escuchan los mares
¡No más muertes por odio y violencia!
Ya los pueblos que sanan las heridas
Del rencor y del odio profundo
Hoy se inclinan felices al surco
donde tierna germina la vida

Esa vida con nuevo horizonte
Esa vida de amor y de gloria
¡Guatemala tu tierra es fecunda!
¡Nunca más en tus manos la sangre!
Nunca más a tus hijos los maten
Por desear la justicia y concordia
Nueva historia de paz Guatemala
Nueva historia de paz con memoria.


¿A DÓNDE VAS, VIDA?

II

La tarde se me pierde entre las manos.
El luto del adiós cabalga lento.
Y en la distancia azul de los recuerdos
me muerde el grito artero de la noche...


III

No hundas tu dedo entre mis llagas...
¿No te basta verme herido
por el puñal inquisidor
de tantos jueces?

VI

Hoy estás agazapada,
fiera absurda,
con zarpas impacientes,
lista para abalanzarte
sobre el hombre;
sobre el pueblo
que descubre, penitente,
el tatuaje de tu culpa en su conciencia.

VII

Tú, devorador
de conciencias y petróleo,
implacable y poderoso genocida,
constructor de la ignorancia y la pobreza,
detente de una vez
¡A ti te hablo imbécil asesino!

VIII

Ha llegado el momento
de aplacar tu ira,
sin temerle a tu saña
insatisfecha.

Hunde tu lanza de odio
en mi costado inerme.
Sáciate de placer
al ver que lloro
y suplico el perdón
para tus hijos,
que ignoran inocentes
tu pecado...

PUEDO SER

Puedo ser la ola que llegue hasta tu playa
Anhelante y sensual.

Ser la barca que recorra itinerante
Los puertos de luz en tu mirada

Ser la noche que asombrada de luceros
Despierte sueños de amor en tu ventana

Ser el viento que persigue, egoísta de placer
El sortilegio vibrante de tu cielo

Puedo ser la palabra compartida
Que eternice los momentos más sublimes
En los mágicos secretos de tu historia

Y puedo ser el peregrino de tu voz
El que lleve entre sus labios tu silencio
Y recorra lejanías, una a una
Sin saber en que lugar, en que distancia
En que vuelta de tu ausencia yo te encuentre
Persiguiendo los recuerdos de otros tiempos.


FRAGIL VIAJERA


Siempre distante
En otros puertos
En otros mares
Llenando espacios
De flor y sombra.

Soñando puentes
Para que pasen
Las aguas claras
De los recuerdos.

¿VES?

Era necesario
Romper lo cotidiano
Y tallar a fuerza de soñar
Un mundo nuestro

Compartir
Los secretos
Las palabras…

Y aún ciegos de rencor
Entendernos en el llanto.

Comprender que por amor
Podemos palpar los horizontes.
¿Qué universo se puede resistir
Al perdón cuando se ama?

Era necesario mirarnos a los ojos
Encender de pasión nuestras hogueras…

El frío del absurdo
Ha cubierto nuestra historia
Ya no somos aquellos que se amaban…

Era necesario romper lo cotidiano
Buscar el paraíso
A fuerza de querernos
¿Qué estoy diciendo?
¡Ya nos somos aquellos que se amaban!


POR UN SUEÑO

Por un sueño entre tantas tempestades
Con el paso apretado de la vida
fui de prisa, sin brújula ni estrella
tras la llama ancestral de tu sonrisa...
Y así te sorprendí tal como eres
Fuego vital que nutre nuestra hoguera
y levanta, sin prisas, sin agobios
Los muros de pasión y de ternura
Hace ya tantos años que presentí
tu llegada, etérea, apenas cierta
Y guardé los instantes más hermosos
por los siglos de los siglos
que he amado
Hoy, la vida me lleva en remolinos
Me arrastra tras el sino de tu historia
como lleva el huracán la barca leve
por la azul tristeza del mar que tanto añoro
Y todo por un sueño...
Esperar tu voz de surco y de camino
Tu presencia de límpida ternura
En este extraño presentir que tu me quieras…
Hoy te entrego mi ser en contra lágrima
para hablarte de secretos, de misterios
Y el caudal de pasión que busca un cauce
en este absurdo instante, que sólo puede ser
Como lo sabes
Un sueño compartido en nuestra historia


ASÍ ES ELLA

[De la novela: Mi Patagonia para ti.]


Mar que rompe con sus olas el tedio de la vida.
Brisa que moja de color toda esta historia.
Trigo para mi pan, agua para mi sed.

Así es ella
Grito irreverente ante la infamia.
Vértigo donde fluyen en huracán
Todos mis ideales.
Verbo de justicia palpitante.

Así es ella
de ojos fragantes al deseo.
Fuego de agua para quemar olvidos.
Bálsamo en la orfandad de los silencios.

Así es ella
Fruto del Edén rumbo a la tierra prometida.
Canasta de Moisés, sombra para el peregrino
Pecado que por bueno
Ha dejado de ser original.

Así es ella
Vino tinto para los labios sedientos.
Chocolate caliente para el cuerpo.
Piedra filosofal, lumbre en el frío

Así es ella
Barca que evita el rumbo de los desencuentros.
Guía del amor hacia el futuro
sin llantos… sin penas… sin olvidos…

En la orfandad que da la timidez de mi silencio
aparece su voz de trino tejiendo las palabras.

Así es ella
Signo vital que asombra día a día.
Caracola fluorescente en la oscuridad de mi distancia.
Mujer trigo.
Mujer trino.
Mujer ventana.
Flor y corola de la vida.

Y quizá no sepa

que ahora me espera el tic tac en los espejos

la uva marchita sin la parra
y todo por vivir en busca de sus alas peregrinas

¿Y cómo alcanzarla si es etérea?
Si se desvanece en el vuelo de un suspiro

Cuando rompa la armadura de mis labios
y deje de ser ajeno a su mirada,
entonces, sólo entonces,
recorreré el calvario de su olvido
y moriré por vivir entre su hoguera.


Biografía:
Enrique Godoy Durán

Ciudad capital, 1936. Autor de las novelas: A la Sombra del miedo, Los Santos esqueletos, El Origen del Viento, Sueños de Peregrino, Mi Patagonia para ti con Isabel María Álvarez [Argentina], Cuentos: Del Río Manso y otras aguas, Poesía: Palabras Viejas y Quo o vadis, Vita?, Breve Antología de Poesía Latinoamericana No.1 [siete países] y No.2 [catorce países]
E mail:   enriquegodoyduran7@gmail.com 

 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s
s