s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Ral Alfonso Simn Elxpuru
Nacionalidad:
Chile
E-mail:
homecloister@gmail.com
Biografia

EL GRECO.

Una reverberante chispa eléctrica
va del pincel a la alta espira gótica.
Se enciande entre las sombras el relámpago;
vibra toledo bajo el cielo cárdeno.
La carne, transparente cáliz lívido,
parece arder en arrebato místico;
y, en medio de un silencio audaz y mágico,
las manos echan a volar, extáticas,
cual palomas alzando vuelo súbito.
Y, con un revolar de alas angélicas,
con un suave bullir de extrañas músicas,
entre rostros solemnes y hieráticos,
sube a los cielos la nación hispánica.
[Dando fe del milagro, un niño pálido,
de grandes ojos, muestra un papel mínimo;
garabateado en él, unnombre helénico.]

DESTRUCTIVO AMOR.

Luna por medio te busco
en las esquinas y calles,
para recorrerte entera
y en tus voces empaparme;
del blanco de tus silencios,
de tus negros funerales,
para alojarme en el rojo
de tu acalorada sangre.

Cuando estás entre mis manos,
éstas suelen desbocarse,
y te desmembran entera,
como tijeras voraces,
o te rayan por doquier,
con negros y azules lápices.

Son tormentos que el amor
te inflige, caricias tales
te doy para no entregar
al olvido tus cantares.

¡Querida Punto Final,
nunca en mi vida me faltes!

MISA EN TIEMPOS DE GUERRA.

La tierra donde se pone el sol
llora a sus muertos con solemne afán,
pero sus cantos suenan huecos;
Cristo ya no canta por su boca,
pues ella ha olvidado la huella de sus pies,
y el humo del incienso s eparece demasiado
al que despiden los ardientes pozos de petróleo.
El don de los Magos
es devuelto a éstos enforma de metralla,
y doce legiones de ángeles observan, atónitas,
a un Hijo de Hombre que, doliente,
bendice al mundo en lengua árabe.

Occidente ignora su propia muerte,
y nadie, amigo ni enemigo,
le da a besar una cruz
ni le señala una estrella.

Tan sólo yo,
soldado sin armas,
sacerdote sin tonsura,
perplejo habitante del confín de la tierra,
entono el Réquiem por mi mundo.
Quisiera que un coro de mil sonidos
se alojara en mi garganta;
que la austeridad d elos siglos pasados
tornara a envolverme,
así fuera por unos minutos,
para despedir al Oeste con sus mejores galas.

El tiempo nos da la espalda,
y Rómulo Augústulo, ciegamente triunfante
empuña la tea que inaugurará una larga noche.

biografia:


rsimonchile@hotmail.com

 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s
s