s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Mnica Quirs
Nacionalidad:
Estados Unidos
E-mail:
Biografia

El final de una historia. [Carta para un loco amigo]

Fue difícil aceptarlo o tal vez lo más difícil fue darme cuenta de lo que pasaba. Siempre supe que él no era como los demás que era extraño, pero nunca vi eso como un problema.

Hace unos meses supe algo de él; ya no sigue perdido por las calles, ni con su vida de diversiones banales, ya no fuma por las noches, ni habla con las sombras en las mañanas.

Como lo conocí, pues pensé que era el destino que algunas veces llamamos casualidad.

Así llego primero, me fascinó lo parecido que era a mí en muchos aspectos, luego su manera de pensar, es que pensaba tanto y de una manera tan profunda. llegaba a conclusiones tan fuera de lo común que siempre lograba asombrarme.
Es un ser sumamente inteligente y sensible, era simplemente extraordinario; aunque se podía percibir una miraba melancólica cuando pensaba en el mañana pero era por que veía con tal claridad la realidad que lo deprimía lo inhóspita que era.

Lo conocí como leyendo un libro pues eso era él para mi un libro, un gran libro sin final lleno de confusos y escurridizos parlamentos e impredecibles continuaciones.

Tenía el conocimiento de un conocedor, y la experiencia de un niño travieso que juega con todo sin saber lo que toca, él era distinto a todo, era especial pero no lo sabía.

Siempre se escondía tras el disfraz del silencio, se creo un estereotipo, se encasillo sin querer.

Mientras leía ese libro, más deseaba acercarme al final para saber que sucedería, como terminaría esta enmarañada novela hecha vida; siempre lo imagine con un final feliz, jamás hubiera pensado que terminaría así...

Ahora lo recuerdo y se me empañan los ojos, no sé como rescatarlo aunque sé que ya es inútil.

Te recuerdo y me trae una mezcla de sentimientos, tristeza, cólera, enojo, alegría; producías tantas sensaciones en mí, con solo unas cuantas palabras.
Te puedo asegurar una cosa, las personas te odian, te aman, pero nunca pasas desapercibido, aunque tú siempre pensaste que a nadie le importaba tu existencia pues estabas muy lejos de la verdad, mucha gente te quería, te admiraba, pero también te odiaban por pensar como lo hacías.

Sabes que la envidia existe, los necios que creen saberlo todo y no aceptan las nuevas ideas, tu ibas en contra de todo eso, tu rompías el molde cambiabas las reglas.

Tú eras un revolucionario, atrapado en el cuerpo de un simple muchacho de cuidad, que pasa inadvertido por el monstruoso mundo, pero quien te conocía le era difícil olvidarte, eso te lo puedo afirmar.

Tú amabas lo imposible y lo imposible sé hacia posible cuando luchabas por ello.
Pero cuando temías a los imposibles, se volvían tus molinos de viento, en tus mercenarios que acaban tu espíritu y te sucumbían en el dolor la angustia y la desidia.

Cuanto más te trataba de entender más me confundía y me alejaba de la cordura;
la lógica perdía sentido en ti.

Todo esto me pareció apasionante hasta que te fui perdiendo poco a poco, sin saber por que nunca entendí tu desaparición, tu escape por la puerta falsa...

Cada día eras más cortante, arisco, agresivo.
No comprendía y pensaba que era una mas de tus etapas, pero esta etapa no paso sino empeoro.

La última vez que te vi lucias atormentado, como perseguido por tus propios demonios; ya no reías con mi ironía, ni respondías con claridad a mis preguntas.

Estabas como ensombrecido era como si el mundo hubiera tragado tu alma y te hubiese dejado vacío como un zombi sin vida ni esperanza. Solo sonreías pero fríamente como tratando de mostrar una imagen ajena a ti.

Nunca té había visto fingir, nunca te había visto tan lejano, solo pronunciaste un par de palabras, una risa a medio hacer; y antes de cerrar la puerta, para irte definitivamente de mi vida, me pediste disculpas por este cambio que parecía inminente, te vi decidido a adoptar esa imagen de indiferencia, hacia todo eso me incluía a mí.

Ese fue él ultimo día que te vi, mi buen amigo; la melancolía de escribir estas ultimas hojas para ti me angustian en el alma, pero este es el final que he escogido para ese libro impredecible, como lo eras para mí, no puedo permitirme seguirte hasta la muerte, pues tú has muerto en esta realidad, ya no perteneces a este absurdo mundo, ahora vives en la fantasía, en el sueño de la razón, en la locura.

Cada vez que te evoque, en mi mente releeré el libro, ese libro que cerré sin saber lo que pudo pasar, y tendré que vivir con la dulce tristeza de no saber lo que sucedió finalmente.

Tal vez en un futuro incierto, aún pueda re escribir una historia con final feliz, en el que tu sombrío presente ya no exista.

Quizá me transporte, a ese mundo de fantasía en el que hoy vives y me muestres las maravillas que hay lejos de esta injusta realidad, donde nada es lo que parece.
Quien sabe, tal vez si exista un lugar donde todo realmente fluya...
En donde no tenga que forzar finales por que no exista final sino un sin fin de continuaciones.
Y que nos alcance la vida para ser más de lo que somos...

El reflejo de la miseria

El miedo recorre mi alma.

La pobreza toca la puerta.

Esos ojos perdidos,
la mirada divagante, perturbada.

Un prólogo conocido, algo gastado:
sandalias sucias
chompa rasgada de vejez
tierra en los cabellos.

Pedías leche, algo qué comer
tus ojos,
pedían más que eso,
suplicabas socorro.

La necesidad toca la puerta
y uno, suele mirarla ajena.
¡Qué calamidad cuando el destino
te hace tocar el subsuelo,
cuando el olor de tu carne se pudre
en las calles del abandono!

Hay callejones para cada mendigo
me volví indiferencia al cerrar la puerta.

¡No te culpo por tocar timbres.!

Pobres o ricos, tocamos fondo.

Estás asustada
y yo me asusto ante la impotencia
de no poder hacer nada.

Esto es lo que pasa afuera
mientras yo, aquí adentro,
trivializo la situación más simple
creyendo de mi mal, el peor
cuando afuera
mueren de hambre,
de frío, de olvido.

Tu miseria
no se compara a la miseria de mi alma
al cerrar esa puerta.

Lima se desintegra

Lima,
se desintegra en una explosión de sentimientos;
ella ve esas callejuelas en el fondo de su copa.

Lima la embriaga
con su aroma irreal, urbano,
tan irreverente
tan inusual
tan impredecible.

Ella pinta adentro y afuera,
dibujando recuerdos,
esperanzas congeladas;
y se remonta
a tantos pensamientos no expresados
como poemas jamás recitados
como amantes jamás amados.

Es como hablar
de un amanecer no concluido.

Es el recuerdo reservado
Para noches como esta.

Resumen Biográfico:

Monica Quirós
. [1987]

Nació en Lima, Perú.
Es Artista Plástica y Literato, Sus escritos se basan desde el realismo social, hasta el abstracto sentimiento. Es una mujer que agudiza el ambiente que le rodea volcándolos en versos, sentidos de una profundidad humana.
Sus Pinturas, muestran las emociones mediante imágenes surrealistas.
Es autodidacta, siguiendo fielmente por vocación al arte que lleva de por vida.

Radica actualmente en Florida.


monicaquiros27@hotmail.com

 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s
s