s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Ivonne Martn
Nacionalidad:
Estados Unidos
E-mail:
Biografia
Oracin por el mundo
Hoy le pido a Dios por todos:
por el joven; por el viejo;
por el pobre y por el rico;
por el sabio y por el necio;
por quienes gritan y esquivan
del amigo el buen consejo;
por quienes callan y escuchan
la bendicin del silencio;
por el que ama y es agua;
por el que odia y es fuego;
por quien asesta el zarpazo
y quien cura con el beso;
por el torpe y por el hbil;
por los que afrontan el reto;
por quien perdona el agravio;
por quienes pecan de ingenuos;
por aquellos que traicionan
impulsados por el miedo;
por el nio abandonado;
por el sano y el enfermo;
por quien pierde la esperanza
y quien no encuentra consuelo;
por la angustia del poeta
que no derrama sus versos;
por el indio y el mestizo;
por el blanco y por el negro;
por los muertos que estn vivos
y los vivos que estn muertos;
por el puro y el impuro;
por el vidente y el ciego;
por el que dice verdades
sin pena a los cuatro vientos;
por el rudo y el amable;
por el loco y por el cuerdo;
por quien revive soando
y quien perece sin sueos;
por quienes se juzgan malos
cuando, en realidad, son buenos;
por el que duerme tranquilo
y el que llora en su desvelo;
por los que an no han nacido,
los que nacer no pudieron,
los que nacen rechazados,
los que nacern de nuevo
Hoy le pido a Dios por todos
en la antesala del Templo:
este corazn de barro
tan cansado y tan maltrecho,
que se niega a retirarse
por algn designio terco,
para seguir suplicando
que redima el universo!

Caribe
Hondo misterio de empinadas olas
al torpe albur de vientos colosales;
vientre feliz preado de corales
donde el tritn practica sus cabriolas;
corsario audaz de tiempos ancestrales
que cuenta hazaas a las caracolas;
puerto final de naves espaolas
tras sueos de oro en selvas tropicales;
ojos de espuma; piel de azul espejo;
guardin celoso de un secreto aejo;
engendrador de tantas maravillas:
tu nombre evoca clidas leyendas
de un dios sensual que colecciona ofrendas
en el altar de sol de las Antillas.

Curso de Eros
Como una fuente borboteante y pura
brot el Amor del cliz de mi vida
y, en arrebato insano de suicida,
abalanzse hacia tu alma oscura.
Ba tu piel vestida de armadura
en vano intento de atenuar tu herida;
mas al palpar la carne enardecida,
quedse inmvil sobre tu cintura.
Y all durmise, ahogado en largo llanto
bajo la helada garra del espanto
y a las voraces puertas del averno.
Pasan los aos, y Eros se debate,
mientras aguarda el prximo combate,
entre la luz fugaz y el Sol Eterno.


A mi ngel de la GuardaBuenos das, mi ngel, bendicin
del templo de mi soledad errante!
Sea tu nombre de Dios Regocijante
de mi breve estada la razn!
Eres todo: mi eco, mi bastn,
la esperanza de un mundo ms amante,
el cofre donde duerme mi diamante,
la fuente donde vierto el corazn.
ngel bueno, guardin de mi tesoro:
no te pido ni gloria estril ni oro;
solamente que siempre sepa amar,
y que cuando me lleves en tus brazos
quienes queden detrs sigan mis pasos
hacia el clido aliento del Hogar.
Slo entonces
Cuando la noche se me antoje larga,
y se agoten las horas de esperar;
cuando las sombras quieran atrapar
entre sus brazos mi dulzura amarga;
cuando deponga mi postrera adarga,
y en la bruida luna de la mar
pueda al fin mi silueta reflejar,
libre ya del hechizo que la embarga;
entonces me ir en paz, vadeando el humo
de esta feroz hoguera en que consumo
los latentes rescoldos de mi herida,
y he de lanzar poemas desde el cielo
como fugaces ecos de mi anhelo:
verterme toda al Cliz de la Vida.

Remedio santo
Tu risa se clav como una espina
en medio de mi pecho desmedrado
[tu risa es slo un dardo envenenado
que vuela con disfraz de golondrina].
Reas como fuente cantarina,
tratando de anotarte otro pecado
[tu risa es un hechizo almibarado
que lleva sobredosis de morfina].
As es que, alucinada con tu risa,
no tuve compasin de mi camisa
manchada de dolor: la ech en el lodo.
Rasgu mi piel desnuda de malicia
y, con la misma mano que acaricia,
ahogu mi corazn... espina y todo!

Hace falta que llueva
Hace falta que llueva:
las almas estn mustias.
Cada da los hombres reavivan sus angustias
y, si cae la lluvia, la tierra se renueva.
Hace falta que el agua,
convertida en torrente,
las barreras desplome para vernos de frente,
que se baen los ojos y se encienda la fragua.
Hace falta alegra
para anegar el mundo:
un caudal de sonrisas que llegue a lo profundo
e inunde los agravios de esta vieja sequa.
Y es preciso que el cielo
abra todas sus puertas,
y que fluyan a mares las esperanzas ciertas,
sin temores absurdos y sin torpe recelo.
Invoquemos al trueno!
Atraigamos la lluvia!
Son lgrimas de nube; mas, si acaso diluvia,
bendigamos el llanto, que llorar siempre es bueno!

Leyes de altura
Volar es bueno. Rauda vuela el ave;
complcense las nubes de su vuelo;
recorren asteroides todo el cielo;
encmbranse astronautas en su nave.
Revolotea el viento por el grave
desierto, y empinado sobre el suelo,
remntase el co cual pauelo,
saludando al mortal con mano suave.
Tambin t has de volar, mas con nobleza.
No intentes marchar siempre a la cabeza,
ni vayas por la vida en son de guerra.
Y al ascender de pronto, ten cuidado,
no sea que, si subes demasiado,
te olvides de quien queda a ras de tierra.

Cita
Alfonsina me espera. La que supo
descifrar el simbolismo de las algas,
entregarse al frenes de las burbujas
y fundirse en las arenas de la playa,
me convoca a su palacio de medusas
para tejer leyendas hasta el alba.
Bien lo s. Ha de ser en algn punto
donde no viole el silencio voz humana,
donde aniden las gaviotas de la angustia
y se quiebren los pilares de mi alma.
Alfonsina me espera en la penumbra
donde palpita el poema de las aguas.

Sfica
Tengo un amor secreto que nadie se sospecha:
un amor imposible, como suele ocurrir
a quienes perpetan el arte de sufrir,
viviendo entre puales con el alma deshecha.
No le importa mi vida trastornada y maltrecha;
pues, si acaso me enojo, bien que sabe fingir
que le apena mi enfado, y hasta llega a decir:
'Para esto has nacido. Descansa satisfecha!'.
Mi amor es casquivano, pero, a la vez, me es fiel;
y, en simple paradoja, se refugia en aquel
que le abre las puertas de su casa vaca.
Puede ser que su nombre origine un escndalo,
mas yo quiero morir en sus brazos de sndalo:
mi amante seductora se llama Poesa.

Yemay Ases
Reina de la luna llena:
tus siete aros de plata
prstame, que voy de viaje
por los senderos del alma.
Orisha mayor y madre
de orishas: azul y blanca,
tu bata de serpentinas
se estremece cuando bailas.
Fuente de vida absoluta;
duea de todas las aguas;
sandunguera y misteriosa,
astuta, virtuosa y sabia.
Tus criaturas te saludan
recin llega la maana,
y braman las caracolas
cuando a descansar te marchas.
Cuando de furia enardeces,
tiemblan marinos y barcas,
y hasta el sol se postra manso
a tus majestuosas plantas.
En tu manto de burato
envuelve mis torpes ansias,
y refresca mis pasiones
con tu abanico de ncar.
La puerta de los secretos
abre con tu llave santa,
y arrastra en tus remolinos
todo lo que al mundo daa.
Atrpame entre tus redes
para no escapar ingrata,
que quiero adornar tu frente
con una corona de algas.
Tendr perlas opalinas,
estrellas de mar, guirnaldas
de peces fosforescentes,
remos, velas y hasta un ancla.
Corales rojos y negros
adornarn tu garganta
en un collar nunca visto
ni por ricos ni monarcas.
Tras un bautizo de espuma,
me sumergir en tu casa,
y me dormir en tus brazos
hasta que despunte el alba.

biografia:

Nacida en Cienfuegos, Cuba. Traductora, intrprete, correctora de estilo y profesora de idiomas. Ha recibido numerosos galardones en diversos certmenes literarios, tanto nacionales como internacionales. Es Directora del Dpto. de Literatura en Espaol de The Cove/Rincn International, organizacin cultural sin fines de lucro radicada en Miami. Poemarios publicados: Con la madera de los sueos, Fuente de cristal y Saga de la mariposa.

luzdemaguey@hotmail.com

 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s
s