s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Jos Luis Garca Herrera
Nacionalidad:
España
E-mail:
Biografia

SOMBRAS NEGRAS

Sombras negras sobre el agua negra. Corazones
apretados contra el frío inmenso de la noche.

Con la mirada sedienta de horizonte, con la locura
royéndole en los labios la amargura del grito,
huyen de las terribles crónicas del hambre
para encontrar la recompensa de una vida más vida
o para caer en los abismos de los mares de la muerte.

Sombras negras en un espacio imposible, hacinadas
en la barcaza húmeda del miedo y de la asfixia.

Con la mirada entre dos orillas, con la esperanza
trepando por sus manos huesudas y callosas,
huyen con las lágrimas que acuñan los destierros
para encontrar una tierra extraña donde escribir,
si la fortuna acompaña, una historia diferente.

Sombras negras llegarán a nuestras playas.
En esa travesía -quizás-
la muerte se cobre su peaje y se tiñan de luto
las sombras que duermen bajo el agua.

José Luis García Herrera


MADRID, ONCE DE MARZO

Amanece un nuevo día y la vida despierta
a la dura jornada, al quehacer anónimo
que despliegan los días laborables.
Amanece la prisa del sueño prorrogado
pese a llamada severa del despertador,
el agua ronca de la breve ducha, la mirada
frente al rostro que nos despide en los espejos
y el sabor amargo del café entre los labios.
Amanece y el destino reparte las cartas
en el juego de vivir para contarla.
En la piel de la rutina hallamos nuestro sitio
y en el asiento del vagón del tren de cercanías
que compartimos –héroes anónimos- con aquellos,
que sin ir con nosotros, van a nuestro lado.
Pero la mochila de la sinrazón del odio y de la ira
llenó de sangre las páginas humildes
de la historia cotidiana. Al principio
el aire se llenó de estruendo. Después, silencio.
Un silencio crudo, áspero, infinito. Más tarde
el trágico grito del horror y la impotencia.
Más tarde, el llanto mudo de quien no comprende
que paguen las culpas de otros los seres inocentes.
Después, silencio. El silencio negro
que late, herido, en los crespones de la muerte,
en el adiós imposible de los muertos.
Amanece en Madrid. En el día
que la sinrazón del odio y de la ira
tomó el tren donde íbamos todos.

José Luis García Herrera


TSUNAMI

Como si una bofetada de sal nos despertara
hallamos que todo era grito bajo el agua,
que todo desaparecía en la hora extraviada
del naufragio, del huir a ninguna parte,
del cielo derretido en fuego sin memoria.
Un muro de mar arrasó los campos de la vida,
borró con su lengua nombres y familias,
tomó los poblados como pastos de la ira
y tiñó los sueños con el color de la ceniza.
En lucha desigual intentó el hombre descalzo
aferrarse a la rama de un árbol; una mujer
no logró retener a un hijo en cada mano;
un niño buscó en la nada la voz de su padre.
En la arena quedó escrita la espuma de la muerte
y en las playas quedaron las huellas del desastre.
Entre las ruinas: la flor negra del silencio,
la fruta amarga del desamparo y la lágrima
que nace del dolor del duelo y la esperanza.
Con una bofetada de sal nos despertaron,
contra un muro de mar nos abrieron la carne,
sobre las olas rojas nos trajeron el grito callado
de hombres perdidos entre mares de barro.

José Luis García Herrera

NOTA BIO-BIOBIBLIOGRÁFICA [Currículum]

José Luis García Herrera nació en Esplugues de Llobregat [Barcelona] en 1964. Casado, sin hijos. Técnico químico-alimentario, poeta y crítico literario.
Obtuvo el Premio Vila de Martorell en 1989 con el libro Lágrimas de rojo niebla, [Seuba ediciones, Barcelona 1990]. En 1992 publicó Memoria del Olvido en la misma editorial. En 1994, con el apoyo de Carlos de Arce, dirige la selección y el estudio de la antología Los Nuevos Poetas [Seuba ediciones]. En 1996 publica Código Privado [Puente de la Aurora, Málaga]. En 1997 obtiene el Premio Elvira Castañón de Aller [Asturias] con el libro La Ciudad del Agua [Seuba Ediciones, Barcelona]. En el año 1999 obtiene el premio Villa de Benasque con el poemario Los caballos de la mar no tienen alas [Devenir, Madrid 2000]. El 2002 publica Spelugges [Alhulia, Granada]. Accésit del premio Víctor Jara de Salamanca en el año 2003 con la obra El guardián de los espejos [Amarú, Salamanca 2004]. En el mismo año, 2004, obtiene el premio María del Villar de Tafalla con el libro Las huellas del viento [Fundación María de Villar Berruezo, Navarra 2005]. En el 2005 le es concedido el premio Blas de Otero con el libro Mar de Praga [AEAE, Madrid].

Dirigió la revista El Juglar y la luna y fue miembro directivo de la Academia Iberoamericana de Poesía en Barcelona.

Incluido en diversas antologías, han publicado sus poemas en las revistas: Ánfora Nova [Rute], Hora de Poesía [Barcelona], Empireuma [Orihuela], La Factoría Valenciana [Valencia], La Hoja Literaria [Motril], Poesía, por ejemplo [Madrid], El Parnaso [Málaga], Río Arga [Pamplona], Cuadernos de Poesía Nueva [Madrid], Manxa [Ciudad Real], Luces y Sombras [Tafalla], Pliegos Poéticos del Ateneo de Almería [Almería], Norte [México], Cármenes [Barcelona], il Convivio [Italia], Lofornis [Barcelona], Archione [Madrid], Imago [Cuba], Etcétera [Zaragoza], Arboleda [Mallorca], Calicanto [Manzanares], Alborada [Bilbao], Aguamarina [Bilbao], etc.

 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s
s