s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Domingo Acevedo
Nacionalidad:
Rep. Dominicana
E-mail:
domingoacv2@gmail.com
Biografia

Domingo  Acevedo

Naci en en una isla del mar Caribe , llamada Santo Domingo , un amanecer transparente de noviembre , hijo del amor proletario de mis padres , crecí entre animales y potreros , corriendo descalzo por los senderos mojados de los amaneceres más luminosos de la utopía y aquí estoy.

Exilio II

 

Hoy añoro mi patria

desde la distancia más honda

que habita en mis recuerdos

mi patria herida

por el frío cristal del odio

herida por la humanamente

inhumana muerte

que persigue y aniquila

a los que levantan en sus manos

la bandera multicolor

de la esperanza

la muerte enseñoreada

en su incansable maldad

la que sin tregua traspasa el tiempo

hasta el último aliento de la vida

la muerte regocijada

en su trono púrpura

escupiendo azufre

sobre el fervoroso sueño

de la multitud

la muerte

la incansable muerte

la que se esconde

detrás del estridente destello

de la metralla

la que danza alegre

al compás fúnebre de la sangre

la muerte

la infinita muerte

omnipotente y omnipresente

la que aniquila y destierra

la muerte

la fatídica muerte

la verdadera muerte

hoy añoro mi patria

desde la distancia más honda

de esta ciudad en la que habito

en México o Praga

en París o Costa Rica

en Argentina o Chile

las calles serán siempre

igualmente solas y tristes

 

Dedicado a Roque Dalton.

 

HOGUERAS DE SANGRE

 

Largos caminos de viento y de sal

naos repletas de voces

que se ahogan en la noche

rastro infinito de cadáveres en el mar

raíces sembradas en el viento

miradas aplastadas

bajo los escombros rojizos de la tarde

huellas congeladas en la memoria

hogueras de sangre iluminan en el cielo

pasos que se pierden en un siglo

de luces y sombras

trapiches olvidados junto al sendero

de un trópico lejano

tamboras

maracas

danza

sudor

rotas las cadenas

no puede el látigo

huérfano de toda humanidad

acallar el canto

que brota del cañaveral.

 

 

ARBOL SIN MEMORIA

 

Manuel

no fue más que un niño endeble y solitario

que tenía la piel del color del camino real

la mirada llena de pájaros azules que picoteaban el alma de la ninfas del bosque

que defecaba flores en los huecos de las carboneras que hacía con sus manos escuálidas

que corría  por los caminos grises del  invierno

tratando de encontrar en los sueños

los parajes imposibles de la fantasía

su voz tierna como el canto de los ruiseñores

pintaba de mariposas las paredes de las tardes primaverales 

y su desnudez la ondeaba el viento más allá de los días lluviosos de mayo

en que la alegría sucumbía al hambre

 

 

a veces lo encontraba solitario en las lejanas regiones del rocío

navegando a la deriva en un océano de celias tatuadas en el viento frío del amanecer

lo llamaba

volteaba el   rostro

y me arropaba en el lienzo azul triste   de su  mirada

corría hacia mis brazos

y me abrazaba por largo rato

sentía como su piel afiebrada se derretía en mi piel

luego nos íbamos a los potreros del tío Alberto 

atravesábamos los conucos del abuelo Ismael

jugábamos con el viento

hablamos con los pájaros

corríamos felices  por las praderas infinitas del medio día

hasta terminar exhaustos debajo de un árbol sin memoria 

a veces en el azul más limpio de su inocencia se quedaba dormido

lo veía moverse inquieto

temblar

sonreír

cuando despertaba me contaba que había estado en un hermoso lugar

donde seres luminosos con alas en la espalda jugaban con él

que les dijeron

que pronto estaría con ellos

y que ya nunca más sentiría hambre

ni frío

ni soledad

 

Manuel

No tuvo más escuela que su corta vida

Sus nueve años sin historia y sin ninguna procedencia    

 

hoy que lo encontré dormido en una carbonera

arropado en su soledad

acurrucado en la nada

me deslumbró su recuerdo

descalzo

semidesnudo

sonriendo siempre

con su tristeza a cuesta

solitario

buscando entre los cubículos del hambre

un poco de agua

una fruta de lastima

un pedazo de pan

 

en las noches cuando se le hacía tarde

le suplicaba que se quedara con nosotros

no aceptaba

me miraba con toda su ternura acumulada entre sus manos

y se despedía de mí con un abrazo de eternidad

y se alejaba entre las sombras hacia ninguna parte

me quedaba junto al camino

abrumado por una inexplicable sensación de soledad

hasta que él se desvanecía en la distancia

 

con Manuel compartí la sed

el hambre

la pobreza

el frío

y la desnudez

y sobre todo la alegría infantil de correr

por los bosques memorables de la fantasía y los sueños

 

 

Manuel

nunca me dijo donde vivía 

cuando le preguntaba

me señalaba con insistencia un lugar perdido en su memoria infantil

el cual yo no vería

ni encontraría

porque ese lugar sólo existía en el deseo que él tenía de tener un hogar

 

 

cuando le decía que quería ir a su casa

conocer a sus padres

me miraba azorado

y se alejaba huyendo

ondeando su desnudez en el viento

escurriéndose en los latidos del bosque

 

ahora que Manuel está muerto

hemos buscado por todas partes su hogar

y sólo hemos encontrado debajo de un gran árbol sin memoria

un lecho de flores y cenizas

donde Manuel todas las noches en su soledad moría de frío y ausencia

 

Domingo Acevedo

 

APOLOGÍA DEL TIEMPO

Soy el eco unicelular
del viento
mi voz húmeda
antes prehistoria de la vida
cabalga sobre el potro
indomable del tiempo
espada en ristre
decapitando siluetas
cuyas cabezas líquidas
estallan al tocar la tierra
salpicando las noches
de lirios y azucenas

ÁNGEL DE CRISTAL

En la breve soledad
del eco de mi voz
habita un ángel de cristal

LAS ORQUIDEAS

He visto los barcos
anclar apacibles
en la alborada lunar
de la nada
parecen flotar
en la fina neblina del tiempo
el mar distante
arremolina en su interior
todo el universo en una estrella
mientras que en el cielo
los peces como en un espejo
se quedan petrificados
no van a ninguna parte
su rubor plateado
refulge en la noche
indiferente a la soledad
de las orquídeas
que crecen como una ola
que salpica de colores
la piel azul distante
del bosque






 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s
s