s
s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Csar Amrico de la Cruz Cochachi
Nacionalidad:
Perú
E-mail:
Biografia
MEMORIAS DE UN DIOS MENOR

En la frgil noche sagrada
Esconde el misterio su llanto,
Sus pasos se pierden en la lgubre
Penumbra de su intrincada faz.

La sombra fulgurante del espasmo
Habita en mi mente esteparia,
Que esconde sutilmente el silencio,
Silencio que se pierde con el sueo.

Las manos clidas de la noche,
Musa de inquietante belleza,
Se pierden tiernamente al alba
Con la liturgia de las aves.

El borboteo musita frases suaves,
Que se pierden otrora en el olvido,
Cual recuerdo evocado en el tiempo,
Vuelve con espantoso dolor sobre sus pasos.

En el oculto giro de la maana
Desolada queda la inclum noche,
Que se proyecta sobre el llanto
De un dios que un da se hizo eterno.

Y he sido confesor de dioses menores,
De esos que olvidan su muerte
Y me la entregan toda
Para que gue mi silencio.

Dioses menores como nosotros,
Que vuelven sobre sus perdidos pasos,
Que caminan sobre su llanto
Y que viven en su olvido.

Olvido que los evoca sin palabras,
Sin sombras, sin deseos hechos hombres,
Para hacer de sus rostros mustios
El paraso perdido en el tiempo.

Y aunque sus pasos regresen despus,
El boomerang espantoso de la muerte
Lleva esa fra noche a su calvario,
Al monte de las calaveras rodantes.

La oscura y tierna noche se acostumbr
A volver incesantemente sobre s,
Sabe que su reino no es tiniebla,
Solo guarida de trmulos amantes.

De esos que se pierden en sus sombras,
Sombras fantasmales de invierno,
Sombras enemigas del otoo,
Sombras que se pierden en la mente.

As como la tenue noche retorna legre,
As aguardan mis pasos adoloridos
El reencuentro del ocaso con el alba,
Que sern uno en un pasado prximo
Que se vuelve un futuro incierto.

POESA ERES T

He sentido tus manos tibias sobre las mas y el latir de tu corazn
Y tu cndido rostro que se esconde en la penumbra de la distancia
Cuya sola composicin es perfecta armona.

No es la poesa diferente a ti
Ambas nacieron unidas por las palabras y los versos sencillos y bellos
Que juguetean en mi mente y se plasman por mis manos.

Poesa eres t, el ttulo es tu nombre
Y los prrafos que siguen son la inspiracin de tu rostro,
Tus manos, tu sonrisa, tu aliento y el fragante perfume de tu piel.

Poesa eres t,
Verso bello que circunda mi mente salvaje y convierte los campos desrticos
En jardines de perfumadas flores, en campos frondosos y verdes.

Eso es la poesa
Aquella escrita con tus manos que se posan tibias sobre las mas
Y tu rostro que se esconde en la penumra.

EXTRAA POESA

Intelectual,
Pulcro,
Eremita,
Haces de mi poesa una ramera,
De esas que se acuestan con todos
Y dejan un sabor nico
En cada lengua,
En cada cuerpo,
En cada sexo,
En cada mente,
En tu mente de lujuria.
Djala,
Contempla mi poesa cual bella musa,
Pero no la toques
Con tus dedos enlodados,
Con tu lengua llena de veneno,
Con tu sexo contenido de otros olores,
De otros sabores y otros placeres.
Deja mi poesa tranquila,
Djala virgen,
Porque as naci,
nica,
Con palabras sin significado,
Con formas individuales,
Con frases autnticas.
Ms t, con lengua de demonio,
Pretendes hacerla tuya,
Estas contaminado,
Djala.
Ella es suave,
Voluptuosa.
Contmplala,
Intelectual,
Pero no la toques.

biografia:

Nac un 14 de mayo de 1984, en la provincia de Concepcin, en el departamento de Junn. Desde los catorce aos, una de mis pasiones ha sido la literatura al igual que la pcticas de las artes, culmine mis estudios universitarios en Ciencias de la Comuniciacin, desempeandome como periodista desde hace cinco aos, por distinto medio escritos, televisivos y radiales. Actualmente vengo laborando en un medio radial como periodista.

 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s
s
s