s
s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Christiann Taddeo Azurduy Castro
Nacionalidad:
Bolivia
E-mail:
Biografia
Mi silencioso rquiem, mi silenciosa muerte

El leve y triste resplandor de un sueo
Abre la puerta de extraas paciones,
Lgrima teida de un rojo pobre
Que traspasa el oscuro de su velo.

Entre escombros y ruinas ya perdidas,
Templos pisoteados por el pasado;
Yace el alma de cuerpo mutilado,
Mientras su rquiem se queda sin vida.

No es ms que un bosque de sombras ajenas
Luchando por asirse de este mundo,
Del cual, su dueo, el negro fin espera.

Espectros que cantan oscuros himnos
Para que la noche sea triste sueo;
Y se lleven una vida consigo.

Agona

Nubes, blancomanto que intenta la luz disipar
De una luna que en lo alto se muestra delicada,
Sobre un valle rodeado de grandiosas montaas,
Que sus picos destellan un brillo cual espada
Blandida en nombre de una relegada memoria;
De lo alto, mar de nieblas, que pasa inmaculada
Sobre un bosque de moribundos y secos pinos,
Velo de una tempestad, en melancola soada.

Lgrimas que cubren la mirada de mis ojos,
Fra y trmula, perdida en el vaco de mi vida;
Es el manto de mi alma, cubierta de despojos.

Torres de finas y alisadas puntas derruidas,
Se alzan sobre un templo de oscura piedra; soledad;
Rosetones, cristales de difanos colores
Iluminan entre pequeas gotas su heredad;
Cofre de plata y oro carcomido por el tiempo
Que entre ranuras, emana sangre a borbotones,
Impregnando de un rojo oscuro la roda sala.
Sangre, derramada por imposibles pasiones.

Corazn que yaces convertido en polvo fino,
Cubriendo el triste recuerdo de angustiosos sueos,Que intentaron escapar de un aciago destino.

Espectro envuelto en oscuras y dciles sombras,
Plido y bello rostro, que hechizas los salones
Del templo que yace moribundo y relegado;
Para ti, el viento canta taciturnas canciones
Y entre las suaves luces te encuentras bailoteando;
Colores que aumentan, de tu rostro, la hermosura,
Danza, que dulce embelezas mi corazn y alma.
Pesadilla de cruel final, liado a su atadura.

Camino de espinas marchitas desgarran mi alma,
Esperanzas que crecen a su tenue caricia
Y se desvanecen con la llegada del alba.

Sueos, batindose en la agona de un llanto inmortal,
En un melanclico suspiro se disipa
La esperanza, cruzando de la muerte, su portal.

Sueo

Y si nos borrsemos a nos nosotros mismos?, dejando de lado todo lo que conocemos, escapar a la realidad y a los sueos, hacernos a un lado, tan slo caminar de distinta manera y en otro rumbo, dejando de ser ente que propicia angustias y slo mirar al aba que da comienzo a la noche; borrar nuestra presencia y recuerdo, cortar el lazo de plata y extirparnos con fino bistur de la memoria colectiva, sin dao, sin cicatriz alguna; cambiar el crepitar de nuestro ego y volverlo un solo susurro de nuestro encuentro.

Y si viramos los colores de la ceguera?, escapando de la luz del da y de la oscuridad de la noche, soplando vientos que surquen campos llenos de olivos y laureles, de matices de colores no descubiertos; descansando a los ojos, viendo slo con el espejo del agua que se levanta de la profundidad del Hades, viviendo en espacios cargados de dulces suspiros, rodeados de nubes de algodn de azcar, dejando caer espesas nieblas de incienso, acariciando bosques de origami y animales de cartn, esperando el sueo profundo donde reina 'la diosa de la luz imaginaria'.

Y si escribisemos sin tinta?; observar con la miopa de nuestras almas el paisaje de Sodoma y Gomorra, descubrir el manto transparente que permita al sol mostrar su verdadero billo, permitiendo a los ruiseores volar lejos de sus jaulas y finalmente encontrarse unos a otros; concedernos alas que nos permitan volar bajo el mar y agallas que nos permitan respirar en las alturas; dejar de poner senderos de hilo dorado y permitir perdernos en inmensos laberintos sin fin.

Y si finalmente aprendiramos a no entender?; razonar el sin sentido y ahondar en lo obvio, parar dejar de ver colores y empezar a comprender los tonos, escuchar los acordes y no los ruidos, empezar a sentir las formas y no las superficies, tratar de caminar alrededor del agua y no sobre ella, dejando de lado la conciencia; dejar de ser vctimas de la medusa y empezar a comprender que no somos estatuas de piedra, soltar nuestros velos y danzar en la agona del susurro ajeno; y porque no, dejar de temer a la razn de nuestra vida.

biografia:


 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s
s
s