s
s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Khalid Raissouni
Nacionalidad:
Marruecos
E-mail:
Biografia
Ms all del olvido

[Retrato de un sueo moribundo]

A Luis Cernuda

No es el amor un torrente
que cualquier mano pueda detener
Yalal al din Rumi

En el infierno de la pasin,
a ciegas, anda el poeta con su sombra,
bajo la transparencia asfixiada
de un otoo sin reflejo
y en el andn del tiempo oblicuo
se alejan las etaciones
se pierden en la memoria tus caravanas
se queda el perfume del silencio
y ruinas en el espejo.
Tanto silencio, tanta sed
y tantas noches de acero
que ya vuelven a la nada
sin cortejo.
Y el mar que siempre te brindo la palabra
nunca limpiar los muertos
si mueren en el silencio,
y la tempestad nunca perdonar
la falsa profeca
que te despoj de tu sol viejo.

En el andn del tiempo oblicuo
se alejan las estaciones.
Se pierden en tu memoria las caravanas,
se queda la clandestina voluptuosidad aburrida,
flujo de horas mudas
que an no cesaron de extinguirse,
se queda la agona de las palabras de espuma,
estatuas invisibles en la soledad,
crepsculo de los besos de melancola,
flautas heridas en una noche abandonada,
divorcio entre mariposas y rosas,
dispora de llantos y luces en la oscuridad,
se queda el olvido,
mscara de la edad consumida
que acaricia el libro de embriaguez
salpicado de rosas de papel,
de ua mirada cenicienta,
insomnio de almas en la sombra
percibiendo el plpito celestial de tu silencioso sueo
igual que un concierto mudo
que en el corazn arde.

La lejana pisote aquel amor desnudo,
amor sonoro y frgil,
amor invisible que despierta los secretos de tu deseo herido,
Oh amor sepultado y amortajado!
Por detrs arrastras cielos de exilio,
citas con tu lejana alba,
e himnos que condecoran el agua
con colores de plegarias,
extraas leyendas
que huyen hacia la otra dimensin del sueo
y que se multiplican
cual melodas infinitas de un universo que muere;
asesinato de olivos
bajo la mirada de la aurora,
jardn de deseos relucientes
y nocturno gemido en llamas.
Desnuda, se pierde tu mirada en la oscuridad
borrando los secretos de las aguas cautivas;
t eres el ro y tu noche una geometra
de sepulturas, relmpagos y abismos.

A veces la ceguera te abre camino
hacia los lmites de la luz,
pero nunca despertartu cielo cmplice:
Oh, corazn calcinado
por el silencio de los riachuelos!
Oh, esclavo de tu ltima palabra,
de los ecos de tu tierra balda!
Oh amor amortajado por el resplandor
que remolina el canturreo de las lluvias,
devulvele a tu amado el recuerdo de tu idilio roto
que desvanece en las marejadas
de una realidad fugaz!
Oh testigo de voces que ya no son voces
sino piedras y sombras
que arrastran tu morada!
Cuanto ms te acercas a tu propio destino
ms lejos de ti mismo te encuentras.
Despierta el aire de tu luminosa niez
que ya no volver jams!
Te asusta tu retorno al vaco?
Vaco azul que se re de tus nubes
y te lleva hacia las orillas
donde baila la muerte
y palpitan las races de tu tristeza.
A solas, gritas nombres en el aire,
en la inmensidad del viento
que abraza tu cuerpo cansado.
Escuchas el susurro de los jardines,
la msica del viento que llora tu destierro
atravesando espacios ardientes de tu miedo,vrtigo de las sombras confusas
que sacuden tu alma en pena
y te queman la metfora de tu pasin.
Pero ms all del olvido
anda el poeta con su sombra,
bajo la transparencia asfixiada
de un otoo sin reflejo
en el infierno de la pasin,
iluminado por su profana elocuencia.
Y en el andn del tiempo oblicuo
se queda el perfume de un transente
que carece de sentido,
perfume de silencio y ruinas sin espejo.
Y el mar que siempre te devolvi la palabra
nunca limpiar los muertos
si mueren en el silencio,
y la tempestad nunca perdonar
la falsa profeca
que te despoj de tu sol viejo.

Los secretos de la piedra

En vano, estoy corriendo en el laberinto de las galeras de una cueva,
all, persiguen mi sombra espectros
amenazando con despedazar la carga del alma,
y girando con la piedra luminosa
cogindola entre mis dedos.
Como si estuviera protegiendo la rosa de la reluciente locura
de las quemadras del viento
de los ojos de los astutos
de los dardos de los saeteros
y de la desnudez de las seas.
Cedo a la muerte algn vaco dentro de mis entraas
para que se derrame en l su fiera sombra
cual un denso rayo
que arranca la costra de la herida del desierto.
Siento el llanto de mi sangre ondeando en el aire
fluyendo sobre el abrigo del tiempo,
contengo las lgrimas de las palmeras y escucho
las canciones del alma que el relincho esparce
en las orillas,
las recojo con pertinacia malherida
como si mi mano ahora detuviera las ascuas
de este silencio fugitivo,
y de este jadeo sucesivo,
como si estuviera estrangulando el relmpago de un grito
que el cielo estrell encima de las banderas de la aurora.
Este es el laberinto.
Una cueva oscura. un galope y unos alientos sucesivos,
Repugnantes espectros, cuentos tribales.el cansancio de los aos,
La cada, la calcinacin, el ascenso por encima de las heridas.
Detrs de ti estn los dardos de uego concurriendo con tus pasos
y enfrente de ti un barranco y una cancin de agona,
una abundancia de locura en la claridad del da,
mil himnos y vallas de cerco.
En vano ests escondiendo los secretos de la piedra luminosa,
te desvela tu radiante palma,
una alquimia de pasiones y de claridad,
campanas del cielo y del mar,
trepas las escaleras de agua hacia las torres de luz,
trepas las escaleras de tu alienacin terrible
esculpiendo en la soledad una estatua de orgullo,
all estn los candiles de las letras
que ahora iluminan la oscuridad del espacio
y deshacen el juego de la persecucin.
All est la llama en tu mano,
una piedra y algunas palabras
que coronas templo de las fuentes de de los orgenes
o reino de las sombras,
aqu estn las figuras relucientes
se desvanecern en el vaco
si contemplas lentamente sus detalles
como si los espejos devoraran algo de este esplendor
como si los ojos ocultaran una avalancha de dardos
que invadenlas figuras, las letras, la tinta y la luz.

El secreto del balcn del grito

[ A Rafael Alberti en su eterno mar]

Por aqu bajan las olas
hacia sus citas habituales,
se despliegan los soadores enamorados
derrotados en los patios de la noche ebria.
Extraos sorben silenciosos
la amargura de la muerte,
de sus miradas la calidez
atestigua que nunca fueron ladrones
de estrellas y aguas,
son ladrones de luz y del amor imposible.
Por aqu bajan las olas
cual pual que resplandece en las tinieblas
y el viento alle cerca de mi lecho,
se extiende hacia el techo
de una memoria que agoniza,
provocando la hemorragia de mi infancia plida.
Desde aquel balcn que asoma al mar,
cuantas veces coqueteaba absorto y solo
la blancura del alma,
el mar era gloria de mi remota infancia,
luna de canciones de nuestra mgica desnudez,
bajo mi abrigo dorma
siempre que las tempestades lo abatan
impacientndose por el despertar e las primeras
horas del amor
para reconquistar su azul
de las garras de la noche,
nuestra conversacin iba
de corazn a corazn
un rayo invisible
atraviesa el silencio y las oscuridades
reflejndose en los espejos del alma.
En presencia del mar liber mis diminutos sueos,
vest los sueos de unos seres
que geman en mudos barrancos
perseguidos por malditas y ciegas lanzas.
Desde mi balcn vi las manos del mar
plegando el azul del firmamento,
robando sueos que trepaban por los peldaos de la tentacin
vi las olas capturar el relinche de las almas,
y en la tierra escupir los ecos de oscuros gritos
y los pecios de repugnantes tiempos de luto.
El mar me despoj de las luces de un amor
que enciende la llama del corazn,
me despoj del candelabro de mi ltimo cielo
de mis ctaras de enamorado posedo por el canto.
Por aqu bajan las olas
hacia sus citas habituales
se despliegan los soadores enamorados
derrotados en los patiosde la noche ebria,
sorben silenciosos la amargura de la muerte,
nunca fueron ladrones de estrellas y del agua,
son ladrones de luz y del amor imposible,
y cual pual que resplandece en las tinieblas
bajan las olas,
y el viento an alle cerca de mi lecho,
se extiende hasta el lecho de una memoria que agoniza.
Me preguntar el viento : Quin cavar sus tumbas ?
Quin los nombrar ?
Quin llorar sus ausencias ?
O mar ! Cementerio del tiempo
alto muro que oculta las auroras de mi felicidad
balcn del grito de los muertos
Cmo fue posible que me enamorara tanto de ti ?
Cmo me enga tu falsa inocencia ?

biografia:

Datos personales:


Nombre: Khalid Raissouni
Fecha de nacimiento: 05 de enero de 1965
Nacionalidad: marroqu
Profesin: profesor de rabe en el Instituto Espaol Severo Ochoa de Tnger.
Membro de la Unin de los Escritores de Marruecos desde 1986.
Miembro de la Casa de la Poesa de Marruecos.
Miembro del sindicato nacional de la prensa marroqu.
Miembro fundador de la Asociacin los Amigos de Lorca de Tetun.
N de pasaporte: L 532279.
Estado civil: casado.
Direccin: 109, Bv de Mxico - Residencia Josafat
Appt N 25 Tnger 90000 - Marruecos
Correo electrnico: raissounikhalid@hotmail.com
Telfono: 00212 39 94 70 85
El mvil: 00212 66 06 93 46

Datos Acadmicos:

- Profesor de Lengua y Literatura rabes desde 1991.
- Licenciatura en Filologa rabe de la Universidad Abdel Malek Essaadi- Tetun 1988.
- Diploma de aptitud pedaggica a la enseanza secundaria [ E N S] Tetun 1991.
- Diploma de Espaol como Lengua Extranjera - Nivel Superior [Instituto Cervantes] 1998-1999.
- Diploma de Escuela de Verano Espaola: Universidad Complutense de Madrid 1999.
- Cursos de verano en la Universidad Internacional de Andaluca 2000.

tras actividades:

- Participacin en el Festival Mundial de la Juventud y los Estudiantes. [ Crculo de Escritores], Mosc 1985.
- Ponencia sobre la poesa Lorquiana en el primer encuentro de la Asociacin de los Amigos de Lorca organizado con la colaboracin del Instituto Cervantes de Tetun.
- Participacin en el Festival Nacional de la Poesa en Xauen.
- Participacin en el Festival Internacional de Rabat.
- Participacin en la presentacin de la RevistAtlntica [Recital de poetas marroques y espaoles], Tetun 1998.
- Colaboracin en las traducciones de poemas en el libro Arribar a la Baha y la participacin en su presentacin en San Roque 2001.
- Direccin de taller de literatura en el encuentro Fronterasur, Cdiz 2001.
- Ponencia sobre el tema de la Poesa Marroqu de expresin espaola en la conferencia organizado por el club del libro de la Universidad Abdelmalek Essaadi en colaboracin con la Liga de los Literatos de Marruecos, bajo el lema de la poesa marroqu contemornea: la forma y el significado, Universidad Abdelmalek Essaadi, Tetun 2001.
- Recital de poesa el Aula de Literatura Jos Cadalso y publicacin de una seleccin de poemas en un cuaderno [ marzo 2002].
- Participacin en una mesa redonda sobre el tema de la frontera y su incidencia cultural organizada por el Instituto de Estudios Gibraltareos en La Lnea de la Concepcin 28, 29 y30 de marzo 2003.
- Participacin en el VI Jornadas de Poesa ltima organizadas en el Puerto de Santa Mara 2004.
- Participacin en el Saln Internacional del Libro de Casablanca como miembro de la Comisin de Traduccin de las Obras Literarias y como moderador en el recital de poesa espaola en Casablanca 2005.
- Participacin en el 3er Congreso Internacional de Traduccin en el Cairo 2006 como ponente.
- Traduccin de dos libros de poemas de Rafael Alberti Sobre los ngeles y Retornos de lo vivo lejano.
- Traduccin al rabe de una antologa potica de ngel Gonzlez. [Con otros].
- Traduccin al rbe de una antologa potica de Francisco Brines. [Con otros].
- Traduccin al rabe de una antologa potica de Luis Cernuda. [Con otros].
- Traduccin al rabe de una antologa potica de Gerardo Diego. [Con otros].
- Traduccin al rabe de una antologa potica de Pedro Salinas. [Con otros].
- Traduccin al rabe de una antologa potica de Mara Victoria Reyzbal.
- Traduccin al rabe de Diario cmplice de Luis Garca Montero.
- Marruecos en la imaginacin de R.J. Sender [traduccin al rabe de textos de y sobre Sender].
- Traduccin al espaol del libro de poesa de Adonis: Singulares para la editorial LINTEO.
- Traduccin al espaol del libro de poesa de Mohamed Achaari: El jardn de la soledad para Quorum Editores.
- Traducciones en la prensa marroqu y rabe de varios autores y poetas espaoles y hispanoamericano.
- Premio Rafael Alberti de Poesa de la Consejera de Educacin de la Embajada de Espaa en Marruecos 2003.
- Colaborador en varias publicaciones nacionaes, rabes y espaolas.

 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s
s