s
s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Matas Alejandro Cravero
Nacionalidad:
Argentina
E-mail:
Biografia

El crujido de Kosmos el nihilista mientras se despereza

Todo me divide y no encuentro unidad,
estos días de reproches caen sobre mí como agujas del mal
silbando muerte y cansancio,
condena implacable
sinsentido, sinsentido.
A mitad de camino
felicidad escamoteada.
Hay barro en mis ropas,
frío, soledad
de los vientos inclementes llega una queja,
de melancolía milenaria y llaga sobre llaga
a mitad de camino
el engaño, la automutilación.
Un suicida buscaba camaradas,
trovadores del infortunio se acercaron,
quedaban cosas por llorar y las hicieron llorar
sorbieron dolores oscuros que manaban sin final.
La ausencia de luz ciega mis ojos
dirige la embestida hacia el vórtice de la perdición
con aristas de elevado peñasco
en el borde, en el borde,
trovador fatigado
¿qué esperas para atravesar la noche de la existencia?,
¿cuántos remilgos quedan camino al viejo molino?
Es el golpe de amapolas sobre los naufragios del mar
el remolino de colibríes que se cuela en los encuentros
motivos y excusas para explicar el retraso,
rémoras que ululan.
Y en la encarnizada búsqueda de antídotos
los secretos se rompen o son absurdos,
zancos de la voluntad,
arengas que se bañan en la saliva espesa del poder hacer,
sinsentido, sinsentido.

Cuando el verbo se hizo carne

Adornada de arcángeles mustios y floridos,
apareciste ante el auditorio.
Reyes de los insectos zumbaban al unísono,
la luna más triste que se haya visto agonizaba en el firmamento,
sus majestades, impacientes, te querían en acción.
Sin embargo, algo que hiciste desbarató el mecanismo,
y las palabras recobraron su atávica furia.
Seguramente fue una casualidad del destino,
cómo saberlo con precisión,
pero lo dicho creaba y lo creado nos poseía.
Plumíferos sin ojos derivando por doquier
tramas del amor vomitando aristas de un nuevo software,
rugosidades del dragón y pulgas de los caminos.
Adornada de pupilas infernales y orquídeas herméticamente dentadas,
apareciste ante el auditorio.
Libertos sin rumbo te halagaban al pasar,
el firmamento vacío de vida se reflejaba en la luna,
y las palabras mordían
para desgarrar y volver a morder.
Entonces lo dicho creaba y lo creado nos poseía,
estados de armonía y confianza
ardor en tus adyacencias
sincretismo hecho literatura, para no morir
entre las líneas electrificadas de la ponzoña.
Había que reptar o cavar madrigueras,
pero salvar el cuerpo era indispensable
si se quería aspirar a nuevas chances,
de estar en tu show.
Adornada,
reyes y libertos
a tus pies,
sin salmos…
y con demasiadas parodias.

Efialtes se mira el ombligo

Las herramientas de la absolución recortan su perfil,
prisionero de celdas infinitas,
aquella escalera de piedra sostiene la ansiedad de unos pasos
ejecutados por otras piernas.
Sorprendido el cisne doble de sus ojos,
maniatado a estereotipos fanáticos y monacales,
apurado por cinturas y muslos que persuaden.
Sin embargo allí están, las barbas del esperar,
eventos multiformes dormidos en las cuevas,
tan umbrías, tan adentro.
Lejanías de la razón embriagada,
sobre flores electrónicas
bajo cielos pilosos de brillo ambiguo,
la nada pasea promesas.
Amando sus cabellos sueltos
¿dónde habrá de morir?
Siempre dentro del ciclo
¿cómo podría ser imparcial?
En la rada del oeste conversó con una sirena,
luego ella quiso besarlo y él no se opuso.
¿Un nuevo encuentro, una reafirmación?
Cualquier cosa valiosa que aparente desarrollarse,
y no perezca apenas creada.
Siempre dentro del ciclo
¿cómo ser un verdadero extranjero?
De nada sirve el pasado
si no enriquece el presente.
Su sonrisa de fiordo y ancla,
aquella escalera de piedra
trepando hacia la absurda comisura del querer,
lo horrendo y lo bello,
cien argumentos para la redención.
Se vuelven las tornas
y ya solo importa,
cualquier cosa valiosa
que no perezca apenas creada.

Biografía:
Matías Alejandro Cravero
nació en la provincia de Córdoba, Argentina, en el año 1976. Ha cursado estudios de Historia y de Ciencias Sociales. En el año 2004 publicó un libro de cuentos titulado “Dulces Infortunios”. También tiene en su haber un poemario relativamente extenso que, por ahora, permanece inédito. Actualmente vive en Ushuaia, Tierra del Fuego.
Su sitio web en internet es:

http://www.invocandoacaliope.com/

 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s
s
s