s
s
s
s
s
s

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Zoraida Santiago Buitrago
Nacionalidad:
Puerto Rico
E-mail:
Biografia

Los acólitos

Alzan sus voces indignadas
Los acólitos
Los cómplices del miedo.

Largan sus encumbradas peroratas
Para interpretar los designios de los dioses.

Estos, como inocentes e inalcanzables ídolos
Afinan a los acólitos sus liras
Para que su canción salga impoluta.
Para que el universo desoiga
Las voces estridentes de los árboles,
Los pájaros, las furias.

Es la historia de siempre
Oculta tras los silencios y el olvido.

Zoraida Santiago
19 de septiembre de 2006


Toca mi corazón
[Basado en una carta de la madre iraquí Zaidom Maâmoon Fadhil Hasson Al-Samarrâee a la madre norteamericana Cindy Sheehan]

Toca mi corazón
De madre a madre
Que la sangre derramada de tu hijo
Es la que late de dolor en este pecho.

Tu y yo somos la misma, única madre
Pues el mundo en que parimos nuestros hijos
Es el hogar que compartimos sin remedio.

Madre del otro lado del planeta
debes torcer el rumbo de esta historia
Que de la forma más cruel cruzó tu vida con la mía.

¿Quién les dio el derecho de jugar con la vida
De tu hijo y el mío, hijos de tantas madres?
En aras del dinero de los ricos
Mueren los pobres para formar imperios
Que durarán el breve tiempo de una era.

Las rosas de la muerte esperarán
A todos los hijos de la tierra.
No habrá dónde esconderse.
Mi hijo acudió al llamado del deber,
Pues el hogar es sagrado y se defiende,
No hay alternativa.

Tu y yo debemos
Ser las voces de los que no pueden gritar.
No somos enemigas, sino aliadas
Contra el que nos arrebata este hermoso planeta
Hogar de todos.

Con el corazón roto te escribo
Con ganas de luchar te conmino
Denuncia la mentira que nos ha hecho víctimas.

A ti, oh madre valiente
Te extiendo mi abrazo y mi ruego.

Por nuestros hijos, sangre de nuestra sangre
Que no se derrame ni una gota más.

Zoraida Santiago

Semáforo

La primera vez que la vi
Fue saliendo de la Universidad
Iba yo protegida y feliz, aislada del mundo
Por el aire acondicionado de mi carro.
Me detuve en el semáforo,
Y allí estaba ella,
Sus raquíticas piernas en carne viva,
Metáfora del mundo en que habitamos.
Pedía dinero
Con las pocas fuerzas de su abusado cuerpo
Y miré al otro lado.
Y miré al otro lado.
Y miré al otro lado con horror.

Poco a poco me acostumbré
A su presencia chocante en el lugar.
La esperaba ver siempre allí, la mirada perdida
extendiendo su delgada mano suplicante y gris.
hasta que una tarde me atreví
a bajar el cristal
Donarle una sonrisa y algunas monedas
Pensando que tal vez, de alguna forma
Aliviaba su carga
su pesada carga de vida sin rumbo.
Ella lo agradecía
Ella lo agradecía
Ella lo agradecía sin hablar.

Luego fue desapareciendo de la avenida.
Venía algunos días,
solo era ausencia en otros

El semáforo seguía cambiando
Verde, amarillo, rojo
En constante ritmar
del tiempo ajeno.

Hace un tiempo no viene ya
Me dije ayer cuando pasé otra vez.
Fue el instante en que vi aquel rosal
que alguien había sembrado
en la isleta donde siempre la veía trabajar.
Al principio, no observé la cruz
detrás de aquellas flores.
Pero al regreso de pronto saltó a la vista
Como luz roja que detuvo
mi paso descuidado.
Y supe de pronto
que en aquel lugar, aquella esquina citadina
Ya no vería más
aquel cuerpo abusado
aquel cuerpo abusado sin piedad.

Ay, cuan lejos estamos de la felicidad
Que no es posible
Si no es de todos.

Ay, cuan lejos estamos del mundo de verdad
Detrás de los cristales de nuestros ojos rotos.

Zoraida Santiago
21 de abril de 2006


biografia:
Zoraida Santiago Buitrago

Nacida en Puerto Rico, Zoraida Santiago obtuvo un bachillerato en Antropología de la Universidad de Puerto Rico en 1972. Viaja a Nueva York, donde trabaja como periodista para el semanario Claridad Bilingüe y estudia su doctorado en antropología, que obtiene de la New School for Social Research. Se dedica a componer y cantar canciones, trabajando en el grupo Aires Bucaneros junto al cantautor Roy Brown. A su regreso a Puerto Rico en 1982, escribe poesía y canciones, que son poemas musicalizados, y desde entonces ha grabado cuatro discos. Su trabajo de musicalización de la poeta puertorriqueña Julia de Burgos paralela el trabajo de Joan Manuel Serrat sobre la obra de Antonio Machado y Miguel Hernández. Continúa escribiendo poemas y canciones, mientras labora como profesora de Ciencias Sociales en la Universidad de Puerto Rico, recinto de Río Piedras.

zoraidas@mac.com

 

Desarrollado por: Asesorias Web
s
s
s
s
s
s